Deportes

Courtois: el lateral izquierdo que creció como portero

El guardameta de 26 años de edad practicó con sus nuevos compañeros en el Santiago Bernabéu

Courtois está considerado como uno de los mejores arqueros del mundo

Foto: EFE

Por EFE

El belga Thibaut Courtois cumplió "un sueño" al fichar por el Real Madrid. A los 26 años de edad deja el Chelsea, previo paso por el Atlético de Madrid y el Genk, club en el que se enfundó los guantes de portero por primera vez para dejar atrás sus comienzos como lateral izquierdo.

Courtois nació el 11 de mayo de 1992 en Bree, ciudad belga de la provincia de Limburgo en la que también crecieron otros deportistas históricos belgas como la tenista Kim Clijsters, exnúmero uno del Mundo y ganadora de tres Abiertos de Estados Unidos y un Abierto de Australia: y el piloto de motrocross Stefan Everts, que fue campeón del mundo en diez ocasiones.

Nada tiene que ver con la Bree de la Tierra Media que el escritor John Ronald Reuel Tolkien inventó para sus obras, como El Señor de los Anillos o El Hobbit. Es más, poco de 'hobbit' tiene el belga con su 1,99 metros de altura. Courtois viene de una familia con tradición de voleibol. Su padre Thierry y su madre Gitte se dedicaron profesionalmente a este deporte, al igual que hacen su hermana Valérie y su hermano Gaetan, quizá por eso se le da bien el juego con las manos. Aunque él decidió dedicarse al fútbol.

Eso sí, no fue hasta los 7 años, ya en la cantera del Genk, cuando se puso los guantes por primera vez. Su primera toma de contacto con el esférico fue en el K.Bilzerse-Waltwilder VV y lo hizo de lateral izquierdo, demarcación en la que aprendió durante dos años.

En la portería se hizo grande y fue ascendiendo en la cantera hasta llegar a debutar con el primer equipo en un encuentro oficial. Fue el 17 de abril de 2009 frente al Gante tras una situación rocambolesca que hizo que Thibaut hiciera sus primeras paradas en el profesionalismo.

El belga Pierre Denier, técnico del Genk por aquella época, no contaba con Courtois en sus planes pero la marcha de los guardametas Logan Bailly y de Sinan Bolat en invierno, al Borussia Mönchengladbach y al Standard de Lieja respectivamente, la lesión de Sem Franssen y que Davino Verhulst, el portero titular en la segunda parte de la temporada, estuviese sancionado dejó a dos chicos de 16 años como únicos candidatos al puesto.