Deportes

El clásico Real Madrid-Barcelona irá por la conquista de Asia

El enfrentamiento más visto en el mundo se jugará en un horario poco habitual para que los aficionados del continente oriental puedan disfrutar de las acciones en directo. En Venezuela se verá a las 8:00 am

El Clásico

AFP

 La rivalidad Messi-Cristiano llegará a otras latitudes

El fútbol español mira a Oriente, y no sólo para esperar a los Reyes Magos, sino también para intentar mostrarse con toda su fuerza para lo que ha programado su partido estrella, Real Madrid-Barcelona, en un horario nada habitual -8:00 am hora venezolana-, que le garantiza máxima visibilidad en Asia.

La programación de este clásico para el mediodía en España tiene por objetivo captar los mercados asiáticos: a las 1:00 pm en Madrid, serán las 8:00 pm en Shanghái, las 7:00 pm en Djakarta y las 5:30 pm en Nueva Delhi.

“Queremos ofrecer a nuestros aficionados en Asia la oportunidad de ver el duelo entre el Real Madrid y el Barcelona en un horario adaptado a ellos”, declaró Joris Evers, director de comunicación mundial de la Ligaespañola, antes de añadir que, “también queremos ganar nuevos hinchas”.

En términos de derechos de TV, la zona Asia-Oceanía supuso para la La Liga 122 millones de euros en 2016-2017, muy por detrás de España (911 Millones de euros), América (212 millones de euros) y la Europacomunitaria (148 millones de euros). Pero, es sobre todo en el marketing, donde los desafíos son prometedores, dice José María Gay de Liébana, economista de la Universidad de Barcelona.

“China y otros países emergentes tienen unas clases medias que cada vez tienen más poder adquisitivo, por consiguiente están en condiciones de gastar más. Y a través del fútbol, van entrando unas serie de marcas”, explicó.

Desbancar a la Premier. El otro objetivo tiene que ver con la competencia entre campeonatos. Por ahora la Premier League inglesa domina el mercado de los derechos de TV con unos 3.300 millones de euros ingresados cada temporada frente a los 1.600 millones de La Liga.

El riesgo para España es quedarse atrás financieramente y ver marchar a sus estrellas, de ahí, su deseo de rivalizar en el extranjero, con la apertura de oficinas propias en Singapur, Pekín o Nueva York. En esta línea, el primer Barsa-Real de la temporada tuvo lugar a finales de julio en Estados Unidos (3-2). Partido amistoso de pretemporada con aroma de golpe comercial a la espera de deslocalizar al extranjero algunos partidos de campeonatos a partir de la próxima temporada, como propuso el entusiasta presidente de La Liga, Javier Tebas.

“Asia es un mercado muy importante para el Barça”, reconoció recientemente Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, cuyo patrocinador principal es la empresa japonesa Rakuten.

¿Y los aficionados? Qué sucederá con los aficionados locales, que a las 1:00 pm todavía es última hora de la mañana en un país donde se come habitualmente hacia las 2:00 pm. Pero estos horarios tempraneros son una tendencia en La Liga como explicaba Javier Tebas el verano pasado en una conferencia en Cannes.

“Fue una revolución en España, todo el mundo quería matarme. Hay que admitir que los ingresos por entradas en los estadios no pueden rivalizar con los de televisión debido a sus plazas limitadas. Pero, aunque Asia y sus miles de millones de habitantes atraen, no hay que olvidarse del mercado más rico de Estados Unidos, muy prometedor, gracias especialmente a sus amplia comunidad hispana”, según Gay de Liébana.