Entretenimiento

Volver a Karl Kraus

“Estas notas aforísticas de Kraus, escritor y periodista austríaco, no exentas de humor provocador y agudeza política, quisiera verlas como pequeños monstruos de dos –o varias– cabezas”

Karl Kraus

Óleo de Óskar Kokoschka | El País

 Retrato de Karl Kraus (1925)

Son versiones de versiones las que hago. Provienen de Detti e contraddetti (Dichos y contradichos), la edición que Roberto Calasso preparó para la editorial Adelphi en 1979 sobre la edición de Heinrich Fischer. Estas notas aforísticas de Kraus, escritor y periodista austríaco, no exentas de humor provocador y agudeza política, quisiera verlas como pequeños monstruos de dos –o varias– cabezas. Ya por Rafael Cadenas –en su imprescindible ensayo: En torno al lenguaje– es sabido que Kraus era muy agudo, sobre todo a la hora de percibir cómo el poder –los nazis, en su caso– se vale del lenguaje para manipular (¡!). “Que haya sido Kraus un crítico de esta civilización y que el soporte de esa crítica fuese el lenguaje”, recuerda Cadenas, “ya se me antoja muy revelador”. Espero que algo de lo anterior sobreviva en estos ejercicios que suelo hacer para poner entre paréntesis la realidad excesiva y volver a ella con algunas –tal vez opacas– respuestas.

Dichos y contradichos

El esteta tiene con la belleza la misma afinidad que el pornógrafo con el amor y el político con la vida.

*

En ninguna lengua es tan difícil entenderse como en la lengua.

*

El escándalo comienza cuando la policía lo termina.

*

Muchos quieren golpearme. Otros desean una horita de conversación conmigo. De los primeros me defiende la ley.

*

Están los imbéciles superficiales y los imbéciles profundos.

*

¡Señor, perdónalos, porque saben lo que hacen!

*

La prueba más fuerte contra una teoría está en su aplicación.

*

El hombre creador ve en todas las mujeres a Helena. Pero ha sacado las cuentas sin el psicoanalista, que pronto viene a explicarle qué cosa debe ver verdaderamente en Helena.

*

Solamente el artista hace de la solución un enigma.

*

Explicar el inconsciente es un buen trabajo para la consciencia. El inconsciente no hace esfuerzos. A lo sumo logra confundir a la consciencia.

*

No la violencia, solo la debilidad me atemoriza.

*

El progreso dejará abierto un solo problema: la fragilidad de la naturaleza humana.

*

¿Por qué todo este enredo mitológico? ¿De cuándo a acá Marte es el dios del comercio y Mercurio el dios de la guerra?

*

Los poetas alemanes tienen el talento de saber tener la boca cerrada.

*

En el heroísmo de los incompetentes está la más triste perspectiva de esta guerra.