Entretenimiento

Valentina Carmona, el ojo femenino detrás de los videoclips

La también productora ha sido la mano derecha de directores como Nuno Gomes, Daniel Durán y Jessy Terrero. Su trabajo llegó a tener el reconocimiento de grandes artistas internacionales como Natti Natasha, Ozuna y J Balvin

Valentina Carmona

Foto: Instagram

Por El Nacional Web

Valentina Carmona se define como una mujer comprometida con su trabajo. Su pasión la encontró detrás de las cámaras luego de haber realizado castings para actuar. Durante su primera participación en una producción, el trabajo de asistencia de dirección le robo el corazón.

“Soy muy disciplinada y ordenada y esa es mi mejor característica. Puedo entender las necesidades muy rápido, canalizarlas y armar el rompecabezas de la mejor forma posible”,  reveló Carmona a El Nacional Web.

A pesar de formar parte de la asistencia de dirección y de tener años involucrada en esa categoría, no se ha desvinculado de la producción. “Sigo teniendo esa faceta doble porque así fue como comencé. Estoy enamorada de la producción, ese será mi perfil eterno”, agregó.

Su primera producción fue en Erika tipo 11, programa conducido por la animadora Erika de la Vega. Desde ese momento las puertas a un mundo profesional se abrieron. Con esfuerzo y constancia ha logrado el reconocimiento por parte de grandes directores y artistas internacionales de renombre.

“La primera vez que trabajé con Nuno Gomes, hubo entendimiento, conexión. Fue el inicio de una larga relación profesional y personal. Con Daniel Durán también hubo química. Hemos desarrollado una relación de hermanos. Él es muy amable con su conocimiento”, explicó.

Narró que uno de los momentos más bonitos de su trabajo fue durante la producción del  videoclip “Me voy enamorando” de Chino y Nacho, el cual contó con cuatro días de rodaje.

“La escenas que hicimos en Petare y en la que las personas participaron, fue especial para mí. Lloré de la emoción cuando terminamos porque fue una atmósfera muy bonita”, comentó.

En menos de seis meses ha trabajado en aproximadamente 15 proyectos distintos y aunque no tenía planeado dirigir, la curiosidad llegó y piensa prepararse para iniciar este nuevo reto, que se basa en una experiencia personal que espera convertirla en un cuento corto.

“Tengo proyectos personales que llevo años cocinando y que estoy desesperada por realizar. Tengo la piquiña de ensayar y de practicar como directora”, finalizó.

Por último expresó su convicción por el talento venezolano. "Somos capaces de hacer cosas buenas en el extranjero porque este país nos educó".