Entretenimiento

Pensamientos

Estas breves sentencias del poeta, ensayista y religioso irlandés Jonathan Swift (1667-1745) fueron tomadas de “Pensamientos y otras piezas cortas”, traducidas por Antonio Montes de Oca T. y publicadas por Editorial Me Cayó El Veinte, México, 2006

Jonathan Swift

The Times

 Jonathan Swift 

Tenemos apenas suficiente religión para hacernos odiar, pero no la suficiente para hacer que nos amemos los unos a los otros.

*

¿Cómo es posible esperar que la humanidad acepte un consejo, cuando ni siquiera acepta una advertencia?

*

Cuando deseamos o solicitamos algo, nuestras mentes solo consideran los aspectos o circunstancias benéficas de las cosas; cuando lo obtenemos, nuestras mentes solo consideran sus desventajas.

*

Para que un escritor sepa comportarse con respeto a la posterioridad, deberá ponderar en los viejos libros lo que más valora conocer y las omisiones que más lamenta.

*

Cuando aparece en el mundo un genio verdadero lo reconocemos por este dato: todos los necios se confabulan en su contra.

*

No es prudente castigar a los cobardes con ignominia, pues jamás habrían sido cobardes si hubieran contemplado esa posibilidad; la muerte es el castigo adecuado para ellos, pues es lo que más temen.

*

El valor de múltiples circunstancias en una historia disminuye considerablemente con el paso del tiempo, aunque ciertos detalles de ella son muy valiosos; y se requiere de gran juicio en un escritor para distinguir entre ambas.

*

Se ha vuelto habitual que los escritores digan: “Esta época crítica”, como los teólogos hablan de “esta época pecaminosa”.

*

El camaleón, del que se afirma solo se alimenta de aire, tiene, de todos los animales, la lengua más ligera.

*

Hay solo tres formas en que el hombre puede desquitarse de la censura del mundo: despreciarla, imponerla devuelta o procurar vivir de modo que se la evite. Por lo general, la primera posibilidad es la más socorrida; la tercera es casi imposible de lograr, mientras que la segunda es práctica universal.

*

Vivir en suspenso es harto lastimoso; es la vida de una araña.

*

Creo que si un hombre observa con atención cuando recorre las calles, encontrará los semblantes más joviales en los cortejos fúnebres.

*

La censura es el tributo que un hombre paga al público por ser eminente.

*

Jamás un sabio ha deseado ser más joven.

*

El reclamo es el más grande tributo que el cielo recibe, y la parte más sincera de nuestra devoción.

*

La adulación es la hija del poder actual.

*

Las menores preocupaciones bastan para inquietar a un hombre cuando escasean las más importantes. A falta de un madero, tropezará con una astilla.

*

Se ha venerado a los ancianos y a los cometas por la misma razón: ambos ostentan largas barbas e ínfulas de oráculo.

*

Augusto, al toparse con un asno de nombre venturoso, se vaticinó él mismo buena fortuna. Yo me topo a diario con una infinidad de asnos, pero ninguno de ellos tiene nombre venturoso.

*

Muy pocos hombres, propiamente dicho, viven en el presente; más bien quieren prepararse para vivir en algún futuro.