Entretenimiento

La Paciencia: Sobre la “República colapsada Vol. 2”

Una mirada a esta importante muestra que será inaugurada el 15 de septiembre en la ciudad de Nueva York

“The Weapons Hungry Monster”
“Estructuras de excepción”

Ángela Bonadies | Cortesía de la artista

 “Estructuras de excepción” (2015) 

“Bolsa de sangre y constitución”

Armando Ruiz | Cortesía del artista

 “Bolsa de sangre y constitución” (2016)

“Caracas sangrante”

Nelson Garrido | Cortesía del artista

 “Caracas sangrante” (1993) 

La exposición República colapsada Vol. 2, que se inaugurará este viernes 15 de septiembre en la ciudad de Nueva York, es una potente denuncia en relación con la situación actual de la nación venezolana. La misma tendrá lugar en la BabyCastles Gallery a partir de las 6 pm y estará abierta al público hasta el día 21 de septiembre. Esta muestra es una manifestación más del proyecto de Helena Acosta y Violette Bule, La meta es desmontar la simulación. Asimismo, una de sus innovaciones en el ámbito venezolano es la instauración de un museo virtual dado que dicho proyecto viene compilando registros estéticos contundentes desde el 2014 hasta el presente en el contexto referido.

Uno de los propósitos fundamentales de esta experiencia consiste en mostrar el rostro real y tangible de la realidad venezolana, que es radicalmente opuesto a la simulación discursiva que plantea el régimen venezolano. En tal sentido, mediante el basamento de la Internet, una multiplicidad de usuarios y artistas generan –en el mejor espíritu del anarquismo y de lo cyber punk– contenidos que muestran la profunda incongruencia entre la propaganda oficial y la realidad tangible. Es importante mencionar que los contenidos de La meta es desmontar la simulación se dan siempre desde los discursos del arte y de los artistas.

República colapsada Vol. 2 es la segunda experiencia expositiva que ocurre en el contexto de La meta es desmontar la simulación. La primera tuvo lugar en el año 2016 en la ciudad de Berlín en los espacios de la galería Lite-Haus. Uno de los aspectos fundamentales de este proyecto radica en que está basado en un territorio donde confluyen arte y política y es en sí una invitación a la reflexión por parte del espectador. En este sentido, se da una doble vertiente en relación a que la realidad político social genera reacciones propias en el devenir discursivo del arte y ello es per se uno de los pilares donde yace el planteamiento estético de la propuesta.

En el caso de esta segunda edición participan los siguientes artistas: Maggy Almao, Ángela Bonadies, Antonio Briceño, Violette Bule, Deborah Castillo, Max Provenzano, Juan F. Toro, Pepe López, Nelson Garrido, Augusto Gerardi, Nicolás Gerardi, Daniel Hernández, Álvaro González, Antonio Luque, Andreína Mujica, Armando Ruiz, Miyo Van Stenis, María Ángeles Octavio, Rolando Peña, José Perozo, Luis Poleo, Irene Pressner, Yaneth Rivas, Carlos Luis Sánchez, César Slim, Alejandro Teixeira y Arlette Montilla.

Asimismo, ha sido primordial en esta experiencia en tanto totalidad orgánica, el trabajo de una serie de fotógrafos y fotoperiodistas que han generado el registro de los verdaderos protagonistas de este proceso; la ciudadanía y los jóvenes en particular que han sido esenciales en la lucha contra el totalitarismo. Ultimadamente, en palabras de Violette Bule, “esto es un homenaje a los jóvenes”, verdaderos paradigmas del cambio que se está gestando. De este modo es oportuno mencionar a Leonardo Álvarez, Anthony Ascer Aparicio, Elizabeth Alezard, Yarum Briceño, Danny Canro, Elyxandro Cegarra, Fabiola Ferrero, Amilciar Gualdron, Christian J. Hernández, Carlos E. Landaeta, Azalia Lincon, Adrian Manzol, Ricardo Marapacuto, Douglas Monroy, Maura Morandi, Pedro Moreno, Camilo Paparoni, Juan Parra, Elena Pastor, Francisco Rísquez, Andrés Rosales, Jorge Luis Santos, Jaime de Sousa y María Eugenia Ulivi.

De acuerdo a las curadoras del proyecto, Bule y Acosta, “los artistas participantes desarrollan temas como la corrupción, el ejercicio despótico del poder, las estrategias de humillación y desmoralización de la población, la sumisión ciega ante el poder, la violencia, el desmantelamiento de las infraestructuras e instituciones, entre otros”. Hay que decir, que en el caso de República colapsada Vol. 2 son esenciales los trabajos de Augusto Gerardi –cuya pieza es central en el proyecto–, Pepe López y Ángela Bonadies. Los trabajos con los que participan estos artistas son Concurrir disidiendo (2017), The Weapons Hungry Monster (2017) y Estructuras de excepción (2015), respectivamente.

Sin lugar a dudas esta muestra es un claro aporte de un grupo de artistas, fotógrafos, fotoperiodistas y ciudadanos en general que llevan adelante una labor sin precedentes en relación a generar un discurso congruente con la realidad tangible, de forma de desarticular el discurso totalitario generado desde el poder y que no coincide con la realidad objetiva. Ello es un hecho que cada vez es más obvio a nivel mundial y que hace que desde el arte se generen otras estrategias para este desmontaje, como la sátira y la caricaturización del fenómeno en denuncia.