Entretenimiento

Lisbeth Salander cuenta su propia historia

Hoy se estrena La chica en la telaraña del uruguayo Federico Álvarez. En la película, el personaje creado por Stieg Larsson para la saga Millenium asume todas las decisiones importantes y deja a un lado al periodista Mikael Blomkvist

Lisbeth Salander cuenta su propia historia

FOTOS CORTESÍA BLANCICA

Por Isaac González Mendoza | @SasamendozIgonzalez | @el-nacional.com

Las habilidades de Lisbeth Salander (Claire Foy) han evolucionado. Aquella chica de 24 años de edad que grabó el momento en que su propio tutor la violó para ponerlo contra la pared, se ha convertido en una justiciera de los desamparados, en especial de las mujeres maltratadas. A su aguda inteligencia, rebeldía y vehemencia, se han sumado capacidades para evadir sofisticados sistemas de seguridad, así como destrezas para pelear o saltar largas distancias.

La chica en la telaraña es una adaptación del cuarto libro de la saga MillenniumLo que no te mata te hace más fuerte, del sueco David Lagercrantz, quien continuó con su escritura luego del repentino fallecimiento en 2004 de Stieg Larsson, la mente maestra detrás del universo de la joven hacker.

La cinta, dirigida por el uruguayo Federico Álvarez, se estrena hoy en el país con el peso de cuatro exitosas películas detrás: las suecas La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire, ambas dirigidas por Søren Stærmose; Los hombres que no amaban a las mujeres de Niels Arden Oplev, y la estadounidense, La chica del dragón tatuado, a cargo de David Fincher.

La Salander interpretada por Claire Foy es muy distinta a las caracterizaciones de la sueca Noomi Rapace y la estadounidense Rooney Mara (esta última fue nominada al Óscar como Mejor Actriz por ese personaje). En los filmes anteriores la protagonista era más dura, la de Foy se conmueve de vez en cuando. Además, eliminó el maquillaje punk para mostrarse con un rostro más lavado y con ciertos rasgos de ternura.

Mikael Blomkvist, interpretado por el sueco Sverrir Gudnason, tiene menos protagonismo que en los largometrajes anteriores. Esta vez la historia pertenece totalmente a Salander.

Ambos se reencuentran luego de tres años. Los reúne el enfrentamiento contra los miembros de una peligrosa organización que persigue al ingeniero informático Frans Balder y a su hijo, August, para hacerse de sus proyectos de inteligencia artificial. La red de mafiosos es dirigida por Camilla Salander, hermana de Lisbeth. La relación entre ellas es uno de los temas más importantes de la narración, pues las dos luchan contra un pasado que las atormenta constantemente.

Fotos Cortesía Blancica

Con La chica en la telaraña, Álvarez toma distancia del estilo de sus dos producciones más conocidas, Posesión infernal (2013), remake de The Evil Dead, y No respires (2016). Sin embargo, conserva la esencia de las escenas tensas y sofocantes. “Para mí es como un desafío. Recuerdo que en No respires estaba intentando no usar sangre porque hubo demasiada en mi primera película. Es una regla que me he ido imponiendo para evolucionar de manera natural”, indicó el director por teléfono.

También es diferente el ritmo de las cuatro cintas previas a la de La chica en la telaraña. Aquellas poseían un ritmo más lento. En cambio esta está planteada como un thriller trepidante desde el principio hasta el final. “Aquí intento generar tensión y un buen thriller sin llegar a los extremos. Uno busca constantemente hacer algo diferente. Por ejemplo, cuando Salander aterriza en el hielo es una imagen que nunca había visto, es un buen efecto. Son ideas que quiero que se sientan frescas”, agregó el director.

Buscó también que el personaje central destacara más. “Siendo una figura tan importante, me pareció injusto que siempre en las otras narraciones la tapaba el periodista. Quise que en la pantalla ella estuviese delante, que la historia de los demás compañeros de reparto no fuera tan grande para que no opacaran a Lisbeth”.

Fenómeno editorial

Fotos Cortesía Blancica

a aparición de la trilogía Millennium, publicada luego de la muerte de Stieg Larsson, se convirtió en todo un fenómeno editorial que influyó en el éxito de las películas. El autor sueco, que falleció de un infarto a los 50 años de edad, escribió Los hombres que no amaban a las mujeresLa chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Luego, la serie corrió a cargo de David Lagercrantz, que hasta el momento ha publicado dos libros: Lo que no te mata te hace más fuerte (2015) y The Girl Who Takes an Eye for an Eye (2017).

Federico Álvarez leyó los primeros cuatro libros de la serie, al igual que la protagonista Claire Foy, quien afirmó en entrevista al periódico español 20minutos: “Mi inspiración se basa en las novelas a pesar de que muchas de las acciones del libro no estaban en las cintas”.

La chica en la telaraña

Estados Unidos y Suecia, 2018

Director: Federico Álvarez

Guion: Federico Álvarez, Steven Knight y Jay Basu

Protagonistas: Claire Foy y Sverrir Gudnason

Duración: 117 minutos

Circuitos Cinex y Cines Unidos