Entretenimiento

El Festival de Cine Venezolano no cede espacio al desánimo

El domingo comienza otra edición de la cita que se celebra en Mérida. La programación de este año está dedicada a cinco figuras de la cinematografía nacional que fallecieron recientemente

Diego Rísquez

Leonardo Noguera

Diego Rísquez recibirá un homenaje post mortem en el marco el festival

Por Mercedes Rolingson Febres | mrolingson@el-nacional.com | @MerceRolingson

Cuando el proyecto comenzó, Karina Gómez tenía un sueño y un propósito muy claro: homenajear a los realizadores cinematográficos venezolanos. Proporcionarles una semana de estadía en una de las ciudades más hermosas del país, sin preocupaciones por pagar deudas y con salas de cine totalmente llenas era el objetivo que, hasta hoy, se ha cumplido a pesar de la crisis por la que atraviesa el país desde hace varios lustros.

La ciudad de Mérida recibe una vez más a este encuentro cinematográfico, que llega a su edición 14, con 20 largometrajes y diversas actividades paralelas. La ceremonia de inauguración será el domingo y la cita culminará el miércoles 6 de junio.

Este festival es realizado con entusiasmo por el equipo de la Fundación para el Desarrollo de las Artes y la Cultura que gestiona el patrocinio de distintos entes, entre ellos, la Universidad de los Andes, un aliado fundamental.

“Es sumamente difícil. Yo hago reingeniería del festival todos los días por la inflación y los problemas de transporte”, asegura Gómez. La directora del festival comenta que este año no habrá invitados internacionales por varios motivos, entre otros, porque muchos no quieren venir al país.

En la lista de filmes participantes están algunos títulos que han entrado recientemente en las carteleras venezolanas como El vampiro del lago de Carl Zitelmann y Translúcido de Leonard Zelig. También están las cintas Abril, Ámbar, Ann, Bárbara, Caribian Drim, El DiCaprio de Corozopando, El hijo del presidente, El silbón: orígenes, Hijos de la sal, Interferencia, La familia, Las pieles, Muerte en Berruecos, Papita 2da base, Primavera en Petare, Solteras indisponibles, Uma y Yo, mi ex y sus secuestradores.

El jurado estará integrado por la actriz Marialejandra Martín, el director Ignacio Castillo Cottin, la productora Claudia Lepage, el analista y distribuidor de cine Maurizio Liberatoscioli y el fotógrafo Vasco Szinetar, entre otros.

Este año la programación está dedicada a cinco venezolanos que desaparecieron físicamente, cuyo legado es inmenso. El afiche del Festival de Cine Venezolano 2018 muestra a un joven Diego Rísquez. Es la primera vez, destaca Gómez, que se realizan homenajes post mortem.

Los otros honrados serán Luis Guillermo Villegas Barthell, Oscar Molinari, José Sousa y Mauricio Navia; este último estuvo íntimamente relacionado con la creación y proyección del festival merideño.

Entre las 20 categorías que el festival premiará se encuentran las de Mejor Película, Ópera Prima, Actor, Actriz, Actor de Reparto, Actriz de Reparto, Guion, Dirección, Edición, Dirección de Arte, Dirección de Fotografía, entre otras, además de otorgar el Premio de la Prensa y el Premio del Público.

Gómez asegura que es fundamental continuar con el festival año tras año: “Los espacios no se dejan, no se ceden; porque si uno los abandona los toman otros simplemente para acabar con ellos; yo no lo permito. El cine nacional es importante. Yo pienso que el país necesita un alivio en el corazón, algo con qué distraerse y eso es el Festival de Cine Venezolano”.

También habrá actividades paralelas como talleres de formación y el Maratón Atómico, una competencia de cortometrajes dirigida a nuevos realizadores: “Nos sentimos muy orgullosos de esto, porque muchos de los que ganaron en los primeros años, hoy son cineastas profesionales”, finalizó Gómez.