Entretenimiento

Un coro de ángeles recibirá a Raúl Delgado Estévez

Uno de los directores del Orfeón Universitario de la UCV y fundador de El Cuarteto, falleció este miércoles en Ciudad de México a los 72 años de edad. Coincidió con un pensamiento de su tío Antonio Estévez para llevar a cabo la restructuración de la más grande agrupación coral del país: “La música se hace bien o no se hace”

Raúl Delgado Estévez
Por Crysly Egaña | @HeeyCrysly

Compositor, arreglista, cuatrista e intérprete, Raúl Fernando de Jesús Delgado Estévez, músico que dedicó su vida a la cultura y, sobre todo, a la música popular venezolana, dirigirá el coro de los ángeles. Uno de los fundadores de El Cuarteto, murió este miércoles en Ciudad de México de un paro cardiaco.

Delgado Estévez padecía diabetes tipo 2 e hipertensión. En 2018 su familia inició una campaña de recaudación de fondos en la plataforma GoFundMe para costear los gastos médicos de una enfermedad renal crónica que los llevó a México con el fin de continuar el tratamiento, ante la imposibilidad de conseguir los medicamentos en Venezuela.

Nació el 30 de mayo de 1946 en Calabozo, estado Guárico, en una familia en la que siempre estuvo presente la música. Los estudios formales los realizó en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas y en la Escuela Juan Manuel Olivares con los profesores Evencio Castellanos, Vicente Emilio Sojo, Ángel Sauce y Antonio Estévez.

Becado por el Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes y el Centro Simón Bolívar en 1971, se trasladó a París por cinco años para perfeccionar sus conocimientos.

Con un portafolio repleto de experiencias en investigación musical, pedagogía, dirección coral, música electroacústica y guitarra llegó a Venezuela en 1976, año en el que fallecieron los integrantes del Orfeón de la UCV, incluido el director Vinicio Adames, en un accidente aéreo en las islas Azores, Portugal. Y él fue el elegido para hacer resurgir ese gran proyecto cultural, Patrimonio Artístico de la Nación, creado por su tío Antonio Estévez en 1943.

Raúl Delgado Estévez dirigió desde 1977 hasta 1999 el Orfeón Universitario de la UCV, que comenzó con 80 coristas. Foto: ARCHIVO.

Seis meses después, el coro reapareció en un Aula Magna a rebosar. Un concierto para el que, dijo, se dedicó  en cuerpo y alma, pues el canto coral para él no era un “tigre”, sino una parte fundamental de su vida. Al comienzo pensó quedarse solo cuatro años; sin embargo, dirigió el orfeón más antiguo del país durante casi 24 años. 

Recorrió escenarios de Europa, Asia y América junto con los coristas. Paulatinamente se convertirían en el paradigma del movimiento coral en Venezuela, gracias al imperativo que caracterizó a la agrupación: “La música  se hace bien o no se hace”, como decía Antonio Estévez.

Fuera de la Ciudad Universitaria, fundó junto con su hermano Miguel Delgado Estévez y los hermanos Naranjo –José Antonio “Toñito” y Telésforo– la agrupación El Cuarteto, la cual introdujo nuevas sonoridades en la música popular instrumental a través del cuatro, la guitarra, el contrabajo, la flauta y el tiple.

La agrupación El Cuarteto se fundo en 1979. Foto: ARCHIVO.

Dirigió los coros de la Cámara de la Asociación Venezolana de Periodistas y de Seguros Caracas. También las agrupaciones Pro-Música de Caracas, Vinicio Adames del BCV y Centro Simón Bolívar. Los coros de la USM, Escuela Normal Miguel Antonio Caro y de la Filarmónica de Caracas igualmente gozaron de su dirección.

En 1999 dejó la dirección del Orfeón de la UCV para emprender nuevos proyectos. Para ese entonces ya tenía los reconocimientos Don Cecilio Acosta, Escudo de Guarenas, General de División José Antonio Anzoátegui, Gran Orinoco, Grado Gran Collar del Congreso de Angostura, Gran Cordón de la Gobernación del Distrito Federal y la Orden Universidad Central de Venezuela.

Asumió la Dirección de Cultura de la UCV en junio de 2008 en un momento de recortes presupuestarios y confrontación política en la casa de estudios.

Hoy, la música venezolana despide a uno de sus grandes representantes. A un hombre correcto, buen amigo, honesto y de grandísimo humor que escribió uno de los mejores capítulos de la historia musical del país.