Sociedad

“Venezuela tiene temas pendientes en la educación superior”

Pedro Henriquez-Guajardo, director del Instituto de Educación Superior de América Latina y el Caribe, ofreció su ayuda a las universidades para abordar las dificultades del sector

Universidades

AFP

Foto: Referencial

Por Daniela León @Danii_l

Pedro Henríquez-Guajardo, director del Instituto de Educación Superior de América Latina y el Caribe (Iesalc), aseguró que Venezuela tendría varios “temas pendiente” en cuanto al desarrollo de la educación superior.

“La matrícula en la educación superior en los últimos años ha crecido mucho, ese aumento se concentra en 8 países de los 33 de América Latina y el Caribe. Venezuela es un ejemplo de ese incremento, pero todavía tiene temas pendientes en el contenido y en sus propósitos”, explicó Henríquez-Guajardo a El Nacional Web.

El director aclaró que el instituto, adscrito a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), no ha podido desarrollar una evaluación cuantitativa de la educación superior en el país por falta de cifras oficiales. Sin embargo, ha observado cambios en la calidad educativa en los últimos años.

“Tenemos poca información por la falta de regularidad de la misma. Hemos visto algunas decisiones que se tomaron en cuanto a los contenidos pero no conocemos los resultados reales. Creo que es momento de comenzar a evaluarlos”, aseguró.

El académico señaló como la primera materia pendiente definir el papel de las universidades más importantes, las emergentes (experimentales) y las regionales para garantizar la calidad de la formación en cada una de las instituciones.

La segunda materia pendiente sería el financiamiento de las universidades, el cual se ha hecho casi imposible ante el crecimiento acelerado de los recintos universitarios y de la matrícula estudiantil.

La Academia y la crisis

El director del Iesalc comentó que hay ciertos aspectos de la crisis social que repercuten directamente en el desempeño de las universidades.

Las fallas en los servicios públicos, la falta de transporte y la escasez de alimentos son algunos de los factores que perjudican a la Academia. “Naturalmente el nivel de educación superior se afecta con lo que sucede en el país. A nosotros incluso nos afecta la escasez, el agua, la  energía y la conectividad. Sabemos que en el ámbito de las instituciones esta situación profundiza la brecha para el desarrollo institucional, que no se pueden alcanzar por problemas de operación por cuestiones cotidianas”.

 “Vemos en Venezuela  un  sistema de educación superior bastante deprimido con dificultades y en el que la urgencia no deja ver la estrategia, nosotros queremos ayudar y colaborar con eso”, agregó.

El también vocero de la Unesco destacó la importancia del papel que tiene la Academia en la resolución de los problemas en el país y felicitó a aquellas universidades que han tomado la iniciativa de contribuir a un cambio social.

“La Academia a partir de su independencia  puede contribuir a la unión, a la conversación y al dialogo entre los venezolanos”.