Sociedad

Bono escolar solo costea una libreta, un lápiz y un sacapuntas

Padres y representantes recorren con cansancio y resignación las ferias escolares, pues el regreso a clases se dificulta en medio de la hiperinflación que padece el país

ctv-2af-full 1283566e6
Por Crysly Egaña | @HeeyCrysly

El regreso a clases se desarrolla entre angustias y penurias. Los padres y representantes no solo realizan travesías para conseguir alimentos día a día, sino también para conseguir los distintos elementos que integran las listas de útiles escolares.

Cecilia Guerrero* recorre con cansancio y resignación los distintos compartimentos de la feria escolar de Chacaíto. Compara precios antes de adquirir los útiles escolares de su nieto.

En sus manos llevaba lo que considera “esencial”: cuatro libretas, una caja de lápices, un sacapuntas y una caja de 12 colores.

“Es un sacrificio para el regreso a clases. Entre sus padres y yo nos dividimos la lista para comprar los materiales. Entre todos nos ayudamos”, dijo mientras observaba el recibo de pago de los útiles de su nieto, quien estudiará quinto grado.

Así como Guerrero, están muchos representantes, quienes visitan diferentes establecimientos para encontrar precios más asequible a sus bolsillos.


Infografía: Crysly Egaña/ El Nacional Web

Otro bono para “solventar”

Como parte del programa de recuperación económica, el 30 de agosto Nicolás Maduro anunció el bono escolar, un beneficio de BsS 200 que se otorgará solo a los ciudadanos que tengan carnet de la patria a partir del 3 de septiembre.

“Esto es para la atención directa de cuatro millones de niños que van a ser atendidos con uniformes, útiles escolares, libros, para que regresen a clases en las mejores condiciones”, indicó Delcy Rodríguez, vicepresidenta de la República por medio de una transmisión de Facebook Live.

En un recorrido realizado por El Nacional Web en distintas ferias escolares y librerías se pudo constatar que 200 bolívares (20 millones de bolívares fuertes) es un monto que no se corresponde con la realidad.

Tan solo una libreta, un lápiz, y un sacapuntas ya suman el bono escolar en su totalidad. Además, los precios están sujetos a constantes cambios semana tras semana.

Karen Hernández comenzó a comprar la lista de útiles de su hija, quien cursará primer grado, a comienzos de agosto y señaló que hay un antes y un después de la reconversión monetaria.

“Todo está más caro cada día. Llevo 150 millones sólo en la lista. Ahí no cuenta ni bolso ni uniforme”, explicó.

Hernández indicó que para adquirir los materiales junto a su esposo vendió las cosas del pasado año escolar para poder completar para el nuevo año escolar. Sin embargo, aún les falta artículos por costear.

“El bono no alcanza ni para la cuarta parte de la lista escolar. Si las clases empezarán hoy, serviría para la merienda de una semana. Cuando comiencen, servirá para una galleta”, puntualizó.

Ciudadanos aseguran que debido a que el bono no les alcanza para adquir los materiales educativos, han optado por darle otro uso. Los beneficiados prefieren comprar algunos productos de la cesta básica.  

“A mi me cayó el lunes. Me metí en el monedero patria y lo transferí a mi cuenta. Con eso aproveché y compré queso, que no tenía”, contó una persona que prefirió el anonimato.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
*Es un nombre ficticio para proteger la identidad, pues la ciudadana prefirió el anonimato.