Economía

Producción de la industria gráfica cayó 80% el segundo semestre de 2016

Industriales del sector aseguran que el principal problema que enfrentan actualmente es el desplome de la demanda, por la recesión económica

Imprentas

Archivo

 La AIAG elabora programas de apoyo para posibles exportadores

La caída de la producción de la industria gráfica para el segundo semestre de 2016 fue de 80%, promedio, de acuerdo con los resultados de la más reciente Encuesta de Coyuntura, presentados por Edgar Fiol, director ejecutivo de la Asociación de Industriales de Artes Gráficas de Venezuela.

El directivo recordó que para finales de 2015 y principios del año pasado  las empresas afiliadas a la AIAG reportaron que sus inventarios de materias primas e insumos estaban entre 10% y 15%, aun así el Centro Nacional de Comercio Exterior no le asignó divisas al sector, y solo hubo un acceso mínimo a los dólares oficiales a través del mecanismo de Divisas Complementarias o Dicom.

“Casi no había tinta, ni papel, ni planchas litográficas por falta de divisas. En este momento hay material con que trabajar, aunque a precios realmente exorbitantes”, dijo Fiol en una nota de prensa.

Explicó que ante el recorte de la asignación de divisas oficiales, algunos empresarios debieron hacer importaciones con dólares propios. “Muchas empresas se ven imposibilitadas de importar a dólar libre, pues no pueden reflejar esos costos en sus productos, ya que el bien final al que va destinado el insumo gráfico tiene el precio regulado al final de la cadena de comercialización”.

Fiol afirmó que el año pasado el principal problema de la industria gráfica era la falta de divisas y por ende de materia prima, pero a inicios de este año la situación ha cambiado. Actualmente lo que más está afectando al sector es el desplome de la demanda de las demás cadenas productivas como alimentos, medicinas, cuidado personal y del hogar.

“En medio de esta recesión tan severa, las empresas de consumo masivo no están en condiciones de producir lo que necesita el mercado y el consumidor tampoco está en condiciones de adquirir los pocos productos que se consiguen. Es un círculo vicioso que nos afecta a todos”.

Aseguró que a pesar del descenso sostenido de la producción de las empresas del sector, los costos operativos siguen aumentando por el alza de los salarios decretados por el Poder Ejecutivo. “El gobierno nacional sigue imponiendo una política salarial, pagada por el empresario, con aumentos constantes del salario básico y del bono de alimentación, lo que coloca a la empresa entre la espada y la pared”.

Menos personal. La Encuesta de Coyuntura del sector de artes gráficas, correspondiente al segundo semestre de 2016, también arroja que en ese período la nómina de las empresas se redujo 20%, aproximadamente.

Fiol sostuvo que la mano de obra calificada se está yendo a trabajar al extranjero, mientras que el personal no calificado ha llegado a acuerdos con sus empleadores para renunciar porque creen que es más conveniente irse al sector informal a practicar actividades como el llamado bachaqueo o reventa de productos básicos.

Agregó que lo que ha pasado es que cada vez son más los trabajadores que están ganando salario mínimo. “Anteriormente las empresas tenían diferentes escalas de remuneración según el trabajo, la experiencia, la formación y nivel de compromiso de los trabajadores, ahora, como consecuencia de las  imposiciones en materia laboral del gobierno y la inamovilidad incluida, tenemos a la mayoría de los trabajadores ganando salario mínimo”.

Fiol destacó que pese a la situación, el sector mantiene la intención de resistir. Contó que algunos empresarios están pensando en nuevos productos y nuevas líneas de producción, y en utilizar la capacidad ociosa para exportar, por lo que la AIAG está diseñando programas de apoyo a posibles exportadores, así como a nuevos emprendedores.

LA CIFRA: 60% De las divisas invertidas en 2016 para la compra de materia prima las aportó el sector privado, según cifras del gobierno