Economía

La producción de atún ecuatoriana mueve 1.300 millones de dólares

Ecuador es el segundo exportador de atún, después de Tailandia. La industria de procesamiento del pescado da empleo a más de 24.000 personas

ctv-gky-barco-atunero
Por EFE

Segundo productor de atún del mundo, Ecuador, patrocina un producto cuyas exportaciones promedian los 1.300 millones de dólares en un encuentro regional que combina lo mejor de la gastronomía y la sostenibilidad para el sector.
En los últimos dos años el país andino ha desbancado a España y se sitúa solo por detrás de Tailandia en el "top ten" o lista de las diez potencias productoras a escala mundial, indicó a Efe la directora ejecutiva de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores Atuneros, Mónica Maldonado.
Junto con la Organización de la ONU para la Alimentación y Agricultura, la Cámara patrocina el IV Foro Regional de Sostenibilidad del Atún, encuentro de dos días que concluye este viernes en Manta, considerada la capital del atún de Ecuador.
"En toneladas superamos las 500.000, un promedio anual en exportaciones de 1.300 millones de dólares", precisó Maldonado.
España es el principal importador de atún ecuatoriano de la Unión Europea, especialmente para la industria conservera con una captura de 266.000 toneladas anuales, precisó el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados Anfaco-Cecopesca, Juan Manuel Vieites, participante en el foro.
Recientemente Ecuador ha logrado superar al país comunitario a pesar de que sus embarcaciones tienen un límite de cupos en la región que les impide capturar por encima de las 250.000 toneladas.
Y es que según explica la directiva de Ceipa, el remanente hasta llegar al medio millón de toneladas procede de importaciones de materia prima de países de la región centroamericana como Panamá, Nicaragua o El Salvador.
"Alrededor de 17% procede de Centroamérica y eso se hace para acumular origen y exportar a Europa, y el resto viene del Pacífico oriental", apuntó.
Entre las particularidades de la industria del atún ecuatoriano, que representa aproximadamente 2% del producto interior bruto, la responsable de Ceipa asegura que a diferencia de Tailandia el país cuenta con una flota atunera y una industria en tierra.
Sus exportaciones se dirigen principalmente a la UE, en 50%, y le siguen Estados Unidos, el bloque del Mercosur, Colombia, entre otros mercados.
El sector ecuatoriano trabaja con tres especies propias del Pacífico occidental como el Skipjack o bonito, el Bigeye o atún patudo, y el Yellowfin (aleta amarilla) o albacora.
La provincia costera de Manabí, donde se ubica Manta, concentra cerca de 70% de las exportaciones atuneras de todo el país, que corresponde a más de una veintena de procesadoras del pescado.
Se trata de una industria "muy generosa con la mano de obra masiva", afirma Maldonado, al señalar que 24.000 trabajadores laboran en las plantas procesadoras y que cada madre de familia se calcula que alimenta a 5 personas gracias al atún, que da lugar adicionalmente a unos 100.000 empleos en industrias asociadas como el aceite, envases o etiquetado.
"Estamos hablando de un comercio pesquero sostenible y esperamos que las empresas que tienen siete décadas de oficio puedan seguir y que la gente de Manta se mantenga del atún", refirió.
Esa búsqueda de la producción sustentable se traduce en el cumplimiento de las directrices elaboradas por la FAO en materia de pesca legal y trazabilidad sanitaria desde el barco a la mesa.
Joffre Yépez, gerente de operaciones de la empresa productora y conservera de atún Asiservy, con una planta en Manta, opina que la sostenibilidad en el sector pasa por "la misma conservación de la materia prima".
Para ello están estipulados dos períodos de veda anuales de 72 días cada uno, en los que se turnan las embarcaciones y buques atuneros para garantizar que las capturas no se reduzcan.
"La sostenbilidad está más enfocada a la conservación de la especie como tal para que sea sostenible en el tiempo", consideró.
El foro alberga la primera edición del concurso "Golden Tuna Award", que premia a los mejores talentos culinarios de Ecuador en diferentes categorías y cuyo máximo galardón es dirimido por un panel de tres maestros de la cocina reconocidos con estrellas Michelin, como el español Juan Rafael Zafra.
Con el certamen, el primero de alto nivel de la región latinoamericana con el atún como plato estrella, los organizadores aspiran a crear el mejor escaparate del producto nacional, "gracias a los actores de cambio que son los chefs", concluye Maldonado.