Economía

El gobierno controlará distribución y comercialización de la carne

Afirman que Maduro ordenó que se pagarán 65 bolívares por cada animal en canal, monto que los ganaderos consideran muy bajo

Vacas

 Foto: Referencial 

Por ELEONORA DELGADO

En una reunión a la que asistieron funcionarios de la Gobernación de Cojedes, militares de la Zona Operativa de Defensa Integral de la entidad y ganaderos, fue anunciado el comienzo de un plan piloto que consistirá en la compra semanal de 1.000 toros por parte del gobierno para su sacrificio y posterior comercialización en los mercados.

Carlos Linares, autoridad única de Cojedes en el área agraria, informó en la reunión que la gobernadora de la entidad, Margaud Godoy, recibió instrucciones del presidente Nicolás Maduro para pagar únicamente 65 bolívares soberanos por cada animal en canal y que la medida se aplicara en los ocho de mayor producción ganadera, que son, además de Cojedes, Zulia, Barinas, Apure, Guárico, Anzoátegui, Bolívar y Monagas.

Desde ayer fue suspendido el otorgamiento de guías de movilización de ganado y solo serán emitidas en el municipio Ezequiel Zamora, en Cojedes, con el propósito de trasladar las reses a los mataderos de Tinaco, Tinaquillo y Apartaderos.

Marcos Castro Pacheco, comandante de la ZODI-Cojedes, aseguró que el pago de las reses estaba garantizado y que el presidente Maduro “estaba preocupado por la falta de la proteína en los mercados”, mientras que Sadner Guzmán Silva, comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, expresó que el mandatario tenía “la necesidad de llevar a la población” lo que se producía en Cojedes.

Leonardo Figueroa, presidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira, declaró: “Estamos en emergencia, no solo por las invasiones. En la reunión en Cojedes se planteó que el gobierno comenzará a comercializar los toros y novillos que producimos para llevarlos a beneficio y luego a los centros de consumo de las grandes ciudades. Las reses serán canceladas a un precio muy bajo, lo que llevará a la quiebra de nuestro sector”.

Recordó que en los hatos y fincas expropiadas por el gobierno la producción está en cero.  “Hoy los ganaderos somos los que estamos en amenaza, luego serán los agricultores, los dueños de granjas de pollos y gallinas y, finalmente, la situación será insostenible”, agregó.