Economía

BID: Latinoamérica crecerá 0,8% de promedio en 2019-2021 por desaceleración

Los expertos del organismo multilateral afirman que la región ya registra uno de los crecimientos más lentos de todo el mundo

ctv-jzf-bid-01
Por EFE

Una combinación de impactos económicos de las grandes economías mundiales en la región podría acortar el crecimiento de Latinoamérica y el Caribe hasta 0,8% de promedio entre 2019 y 2021, indicó este lunes el Banco Interamericano de Desarrollo al presentar su informe macroeconómico.

El BID recortó 1,7% sus pronósticos para la región, principalmente por el posible efecto de la desaceleración en Estados Unidos y China, y un hipotético aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal estadounidense. El estudio también evalúa los potenciales efectos sobre América Latina y el Caribe de un "brexit" sin acuerdo, que podría reducir en medio punto porcentual adicional las proyecciones de desarrollo de la región.

"Los potenciales impactos son alarmantes porque América Latina y el Caribe ya se encuentra entre las regiones con índice de crecimiento anual más lentos del mundo", señaló en el informe Eric Parrado, economista jefe del BID.

El organismo advierte que la ralentización de la economía estadounidense puede tener un impacto negativo de 0,8% en Latinoamérica, mientras que el menor desarrollo de China afectará 0,5% en el trienio estudiado. Estos dos factores, sumados a un impacto de 0,4% del precio de los activos, resultará en una disminución del avance del PIB regional de 1,7%, hasta 0,8%, para el periodo entre 2019 y 2021.

La zona de la región que se verá más afectada por el impacto de Estados Unidos y China será el Cono Sur (excluido Brasil), cuya economía se puede llegar a contraer 0,4%. Por su parte, México crecerá 0,5% en el trienio, y Brasil 0,8%. Sin embargo, Parrado apuntó que el BID ha trazado un rumbo "por el cual la región puede obtener un gran impulso económico a través de inversiones en transporte, telecomunicaciones y otras obras de infraestructura tan necesarias".

El informe subraya que, aunque la inversión pública se encuentra frenada por presupuestos acortados, las oportunidades de obtener financiación privada son "amplias en un contexto de tasas de interés bajas en todo el mundo". Para la región, en promedio, los cálculos indican que de ser capaces los países de incrementar sus niveles de inversión en los sectores de infraestructura lo suficiente como para cerrar la brecha con países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la productividad en toda la economía crecería 75% con respecto al promedio histórico.