Economía

Advierten que nuevo aumento salarial pone en riesgo los puestos de empleo

Insisten en que la remuneración no representa ningún alivio para los trabajadores, cuyo poder de compra está muy deprimido

Mercado

Williams Marrero

Coinciden en que se debe incentivar la producción para mejorar el poder de compra

Por MARÍA FERNANDA SOJO

El incremento salarial decretado por el presidente Nicolás Maduro el jueves en la noche nuevamente generó más preocupación que satisfacción. Dirigentes empresariales y sindicales aseguran que el aumento del ingreso integral a 1.307.646 bolívares no representa ningún alivio para los trabajadores y lo que hace es poner en riesgo los puestos de empleo.

“Este aumento no responde a las necesidades de los trabajadores, si fuera así estaría ajustado por lo menos al precio de la canasta alimentaria, que según el Cendas pasó de 24 millones de bolívares en enero. Este incremento es solo una respuesta espasmódica del régimen en un momento en los que su nivel de aceptación es mínimo”, afirmó Marcela Máspero, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores.

La intención del gobierno al aumentar los salarios es mantener a los trabajadores controlados. “Es como si nos dieran un caramelo para que estemos tranquilos. Pero con esto no controlan a nadie, no lo han logrado antes ni lo van a lograr ahora”.

Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, coincidió en que el aumento no beneficia a ningún trabajador, pues el poder de compra está muy deprimido, e insistió en que mientras no se tomen medidas para elevar la producción la crisis persistirá.

“Nuevamente se incumple con los acuerdos de la Organización Internacional del Trabajo, los cuales establecen que los gobiernos de los países miembros, incluido Venezuela, deben discutir los incrementos salariales con los trabajadores y los empleadores para que todos juntos tomen políticas económicas que incentiven la producción y ayuden a preservar el poder adquisitivo”.

Recordó que en marzo del año pasado el salario mínimo era de 40.638,15 bolívares y alcanzaba para comprar 4 cartones de huevos, mientras que este mes subió a 392.646 bolívares, pero no alcanza ni para comprar un cartón.

Dijo que pese a que el nuevo sueldo no ayuda a mejorar la calidad de vida de los trabajadores si afecta a las empresas. Señaló que son muchas las industrias y comercios que no poseen inventarios y no están vendiendo, pero aun así deberán pagar más sueldos. “Al final del día los incrementos que no van acompañado de otras medidas económicas terminan perjudicando las fuentes de empleo. Es lo que ha venido sucediendo”.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, añadió que la intención del gobierno de hacer ver el aumento de sueldo como una mejora para los venezolanos es una burla.

“No han hecho absolutamente nada para atender el abastecimiento, por el contrario siguen aumentando la liquidez que genera más inflación. Las penurias de los venezolanos son creadas artificialmente por el gobierno, buscan empobrecer para hacer que todos dependan de una caja de comida”.


Trámites más caros

La decisión del gobierno de aumentar la unidad tributaria de 300 bolívares a 500 bolívares incrementó el bono de alimentación de 549.000 bolívares al mes a 915.000 bolívares, pero también encareció la realización de varios trámites.

Con el aumento de las unidades tributarias los trámites administrativos para sacarse un pasaporte por la vía tradicional pasaron de 3.600 bolívares a 6.000 bolívares (12 UT), eso sin incluir los pagos extras por prórroga o solicitudes exprés que en total superan los 400.000 bolívares.  

Para pedir una licencia de conducir de tercer grado también habrá que pagar 12 unidades tributarias o 6.000 bolívares.

El costo de las multas de tránsito también es más alto. Según el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre, las multas van de 5 a 10 unidades tributarias, lo que indica que habrá que pagar entre 2.500 y 5.000 bolívares.