Deportes

Rómulo Otero ante una disyuntiva

El golpe que sacó a Rómulo Otero del duelo entre Caracas y Aragua el 8 de febrero por la fecha cinco del Clausura, y que también lo marginó del partido de la Vinotinto contra Honduras en Barinas, aun le trae consecuencias.Otero no sólo tuvo un esguince de tobillo ese día. El choque le ocasionó una micro fisura en su pie derecho, que le creó un callo que le presiona un nervio en la extremidad, causándole incomodidad para jugar.Esta situación tiene al volante en una disyuntiva decisiva para su futuro. De acuerdo con una fuente cercana al club que pidió mantenerse en el anonimato, el jugador tiene dos alternativas para el tratamiento, operarse y quedar fuera seis semanas (se perdería el final del torneo y la Copa América) o tratarse con células madre y esperar una mejora en su rendimiento.El club y el jugador habrían apostado por el tratamiento menos invasivo, aunque otra fuente cercana al jugador no descartó la posibilidad de operarse.