Sociedad

Washington Post: Venezolanos huyen a Brasil y generan crisis en hospitales

El gobernador del estado fronterizo de Roraima, Brasil, declaró Estado de Emergencia en la entidad debido al hacinamiento en hospitales y morgues 

Hospital de Brasil

Marina Lopes/TWP

  Pacientes venezolanos convirtieron la sala de espera del hospital general de Roraima en sala de atención 

Por El Nacional Web

Los hospitales y morgues de Brasil entraron en crisis, debido a la migración de venezolanos que desean recibir intención médica y comprar alimentos.

El diario estadounidense The Washington Post publicó un reportaje en el que exponen los esfuerzos del sistema de salud de brasileño para compensar la falta de atención médica en Venezuela.

“La demanda está creciendo más rápido de lo que puedo manejar. Cada mes el número de pacientes crece exponencialmente”, indicó al diario Marcilene Moura, encargada del Hospital General de Roraima, estado de Roraima en Brasil.

Moura planteó que el aumento de pacientes en la entidad podría dejar a centro asistencial sin insumos ni medicinas.

Hacinamiento en la morgue

Adicional a esto, la encargada explicó que los hospitales no tienen espacio suficiente para el almacenamiento de cadáveres en los hospitales, por lo que recurren a la morgue de la estación de policía local.

Según un empleado de la morgue, las neveras que están destinadas para víctimas de crímenes está abrumada y los cuerpos quedan apilados unos sobre otros. Señaló que los cadáveres permanecen en el lugar tres meses, mientras se identifican y contactan a los familiares.

“Tendremos que lidiar con un campo de refugiados venezolanos”

En diciembre, el gobernador de Roraima declaró Estado de Emergencia en la Entidad y solicitó fondos federales para superar la crisis. Hasta el momento el Ministerio de Salud continúa debatiendo la solicitud del mandatario local.

Ivan Soriano Andrade, secretario adjunto de salud de Roraima, considera que la crisis que genera la migración es una bomba de tiempo. “Pronto tendremos que lidiar con un campo de refugiados venezolanos”.

Lea el reportaje en ingles en The Washington Post.