Sociedad

El miedo por la difteria reina en Carabobo

Juan Carlos Yánez, presidente Insalud, hizo un llamado a la calma e indicó que el Estado cuenta con el número de vacunas suficientes para cubrir la demanda de la población

Ambulatorio de San Diego

Foto: César Rosales

Vacunarse contra la enfermedad se ha vuelto la mayor preocupación en el estado Carabobo durante estas últimas dos semanas, luego del fallecimiento de dos personas en la Ciudad Hospitalaria de Valencia Doctor Enrique Tejera (CHET), quienes presentaban síntomas del virus que estuvo erradicado en el país por más de 20 años

Desde la noche del pasado lunes, las personas se acercan a los ambulatorios y centro médicos para estar en la fila, o anotarse en una lista, con la esperanza de colocarse una vacuna contra la enfermedad, a pesar de que las autoridades regionales no han confirmado la aparición de la misma y manejan con hermetismo los casos sospechosos que hay en la localidad.

José Guillén, de 23 años de edad, detalló a El Nacional Web que este miércoles llegó a las 4:30 am de la mañana al Ambulatorio de San Diego para inyectarse el toxoide diftérica, debido a que algunos familiares le indicaron que en ese lugar habían colocado la vacuna días anteriores. Inmediatamente, tuvo que anotarse en una lista creada por la ciudadanía, en la cual ya 150 personasesperaban en la oscuridad, con lluvia y miedo de ser víctimas de la delincuencia.

A las 7:00 am, más de 300 personas se asentaron frente al centro médico, algunos con tapabocas para prevenir algún contagio. Sin embargo, Guillén no corrió con suerte, y las personas adultas que se encontraban ahí tampoco, ya que fueron advertidos por una mujer que aseguró ser la directora del ambulatorio que se colocaría únicamente la vacuna para los niños que no la tenían y el refuerzo para infantes mayores de 10 años edad. A su vez, indicó que el jueves y viernes de esta semana estarían colocando la inyección; pero, no aseguraban cumplir con la demanda.

Inmediatamente, se corrió el rumor de que en el ambulatorio de la Isabelica y el Doctor Miguel Franco, de Naguanagua,  eran otros de lugares de la entidad en donde los ciudadanos están asistiendo para inmunizarse. Al igual que en San Diego, llegan desde la noche anterior. Y a pesar de que han colocado la vacuna diariamente en esta semana, no logran colocárselas a todos.

Ante esta situación, hay quienes también deciden pagar en centros médicos privados una alta suma de dinero, o ir a otras localidades como San Joaquín, Caracas, Yaracuy y Aragua para colocarse la vacuna.

Hay vacunas para todos, según el gobierno

Juan Carlos Yánez, presidente de la Fundación Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud), hizo un llamado a la calma e indicó que el Estado cuenta con el número de vacunas suficientes para cubrir la demanda de la población.

Insalud es el ente encargado para el expendio y distribución de esta vacuna en la entidad.

“Hemos activado todos los protocolos que se rigen para dicha patología, en donde todas las personas cercanas a algún caso sospechoso se les ha suministrado la atención, que consiste en la profilaxis y su vacunación, hasta el seguimiento sostenido de la vigilancia epidemiológica”, afirmó en una nota de prensa publicada por la institución.

A su vez, solicitó a los ciudadanos no confundir los síntomas de amigdalitis con los de difteria y  pidió: “Si alguien presenta dolor de garganta, fiebre e inflamación del cuello, diríjanse al centro de salud más cercano para que sean evaluados por los especialistas”.

“Estamos inmunizando en toda la red hospitalaria y ambulatoria del estado Carabobo, en el horario de 7:00 am a 1:00 pm y en los centros de 24 horas, como los ambulatorios La Isabelica y Miguel Franco de 7:00 am a 12:00 m y de 1:00 pm a 4:00 pm. La pentavalente es la vacuna para la difteria y se coloca en niños de 2, 4 y 6 meses con refuerzo a los cinco años de edad y a partir de los 10 años, se utiliza la vacunación de toxoide diftérico hasta los 39 años como vacuna para proteger a los adultos”, señaló Yánez.

Sin cifras, pero con temor

Hasta el momento no hay cifras exactas, ni oficiales, de personas que tienen la enfermedad. Sin embargo, el número de sospechosos con los síntomas aumentan al punto de que si se confirmaran debería declarase a la entidad en emergencia sanitaria, según protocolos internacionales.

Ronnie Villasmil, presidente de la Sociedad de Médicos Interinos y Residentes del CHET, confirmó el pasado miércoles el fallecimiento de dos personas por la enfermedad. El análisis que lo indicaba se realizó en el Instituto Nacional de Higiene en Caracas.

Hasta la semana pasada se contabilizaban 10 casos con síntomas de difteria en la institución más grande de salud, de la identidad carabobeña.

La diputada a la Asamblea Nacional, Manuela Bolívar, denunció ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la falta de información por parte del gobierno venezolano y aseguró que son cinco personas las fallecidas por el virus.

¿Cómo evitar la enfermedad?

La difteria es una enfermedad peligrosa, pero fácil de curar.  La causa una bacteria que se encuentra en boca, garganta y nariz y se contagia a través del aíre, saliva, la tos o un estornudo.

El virus reapareció en el país en el 2016 luego de 24 años erradicado y se ha extendido por más de 15 estados.

Las recomendaciones de los inmunólogos son no compartir comidas ni bebidas, no comer en la calle,  ni saludar con besos, y lo ideal es que la población se salga por estricta necesidad y contapaboca.