Sociedad

Cierre de tráfico con Curazao limita búsqueda de balseros

Familiares de los venezolanos desaparecidos aseguran que la Capitanía de la Vela desconoce la búsqueda y el número de  detenidos por el ingreso ilegal a la isla

Curazao
Por EFE/AFP

Familiares de la treintena de balseros venezolanos que naufragaron cuando emigraban de la Vela de Coro hasta Curazao no han recibido información oficial sobre la existencia de más de los cinco fallecidos ya encontrados, o de quiénes pudieran estar detenidos por ingresar a la isla de forma ilegal.

Génesis Vásquez, esposa de Jóvito Gutiérrez, uno de los desaparecidos de 32 años de edad, denunció que en la Capitanía del Puerto de la Velaafirmaron que desconocen la situación. “Dicen que por el bloqueo que hay entre las islas y Venezuela las autoridades de allá no han dado nombres ni de los muertos ni de las personas que están presas”, dijo Vásquez.

Ayer un quinto cadáver fue encontrado en Koraal Tabak, cerca de donde hallaron los primeros cuatro cuerpos el miércoles. La Guardia Costerade Curazao informó que encontraron además ropas que no pertenecen a los cinco fallecidos, lo que refuerza la sospecha de que había más personas a bordo de la embarcación, en la que viajaban 35 personas, que podrían haber llegado a tierra.

Desde el 5 de enero el presidente Nicolás Maduro ordenó cerrar el tráfico aéreo y marítimo con Aruba, Curazao y Bonaire, argumentando que la medida es necesaria para frenar mafias de contrabando de bienes venezolanos.

Familiares de quienes siguen desaparecidos pidieron ayuda al gobierno venezolano para continuar la búsqueda de los sobrevivientes. “Queremos saber de nuestros familiares, que esto no se quede así como en otras ocasiones”, dijo a medios locales Rosa Cásares, esposa de un joven de 22 años fallecido.

AFP asegura que un vocero de la policía de Curazao explicó que la pequeña embarcación se accidentó frente a las costas de la isla y varias patrullas se desplegaron desde el miércoles en la búsqueda “de más cuerpos o sobrevivientes”.

“Ustedes saben cómo está la situación, cómo estamos viviendo en este país, se fueron para ayudarnos”, declaró Rosaura Cásares, madre de Abdiel, un joven de 21 años de edad que logró sobrevivir. Cásares logró comunicarse con su hijo a través de Facebook, quien le confirmó que se encuentra bien y que otros cuatro del grupo estaban con él, en un lugar que no reveló. “Estoy bien gracias a Dios, aunque un poco golpeado”, escribió Abdiel a la AFP en un mensaje privado contactado a través de esa red social.

Joe Cabo, subdirector de Protección Civil de Falcón, aseguró vía telefónica a la AFP que “se están haciendo investigaciones con los familiares o allegados de los que aparecen en las fotos (que circulan en redes) para saber la condición de los demás”.

No es la primera vez que embarcaciones con venezolanos que intentan llegar a Curazao naufragan, según The New York Times.  En noviembre de 2016, el diario publicó un reportaje en donde relata las historias de los inmigrantes venezolanos que nunca aparecieron, luego de que emprendieran el viaje con contrabandistas que cobraban hasta $1000 para trasladar a las personas hasta la isla.

Estimaciones no oficiales apuntan a que más de 5.000 venezolanos pueden permanecer sin permiso en Bonaire y otros 20.000 en Curazao.

Tags