Mundo

Ex comandante de la OTAN: Venezuela está al borde de la guerra civil

El almirante James Stavridis, en un artículo publicado en la revista Time, dijo que es necesario que EE UU actúe ante la situación de Venezuela, sin embargo, descartó que lo idóneo sea una intervención militar 

James Stavridis

El almirante James Stavridis, ex comandante de las Fuerzas Aliadas de la OTAN, afirmó que "es tiempo para prepararse para una guerra civil en Venezuela". 

En un artículo de opinión publicado el 7 de septiembre en la revista Time, Stavridis afirmó que la situación de Venezuela es "un potencial desastre para la región", pues está la posibilidad de la llegada de significativos números de refugiados tanto por mar como por tierra hacia Colombia. 

"Podría significar una dura carga para los recursos de los países vecinos, incluidos los EEUU, quien podría estar obligado a ayudar a una población desplazada y en riesgo. El caos también podría abrir una puerta a traficantes de drogas", advirtió. 

A su juicio, las opciones de Estados Unidos son limitadas. Además, descartó que lo idóneo sea la opción militar, como ha sugerido Donald Trump: "Cualquier presión dominante que podríamos ejercer por medio de sanciones o de nuestras Fuerzas Armadas sería utilizada por Maduro para alimentar el sentimiento 'anti yanqui' de sus seguidores". 

Señaló que hay que evitar que la dicusión se convierta en un "EE UU vs. Venezuela". Indicó que en vez de eso se debería buscar la condena de organizaciones como la OEA y lograr aplicar sanciones conjuntas contra el gobierno de Nicolás Maduro. 

"También podríamos trabajar en pos de sanciones junto a las Naciones Unidas, dependiendo de las medidas que Maduro tome, pero esto será complicado dado que China y Rusia tienen una relación cercana con Venezuela", agregó. 

El almirante sostuvo que debe haber una preparación para brindar asistencia humanitaria y lidiar con la llegada de refugiados por vía marítima: "La base de la bahía de Guantánamo cuenta con los recursos necesarios para hacerle frente a tal misión. La coordinación con naciones potencialmente afectadas de la región en el Caribe y Sudamérica debería comenzar ahora". 

"A cada nación de las Américas le conviene que la situación en Venezuela se resuelva de manera pacífica. El liderazgo de los EE UU deberá ser sutil y moderado, sin llegar a ser totalmente ausente. El fin de la república se aproxima. Estemos listos para lo que se vendrá después", concluyó. 

Lea más en Times