Opinión

Wild Wilde / Salvaje Wilde

.

“Beauty Is a Form of Genius”. Oscar Wilde

(La belleza es una expresión de talento)

Oscar Wilde

De verdad que no es lo mismo saber el nombre de un autor y lo que escribe sin más, que conocer su aspecto físico. Por favor, no me tache de superficial. Hablo de literatura aunque podría referirme a otros campos. Supongo que la idea que me forjaría de los textos de Stephen Hawking sería neutral y puramente formal si excluyese de su obra la enfermedad degenerativa que padecía y transformó su apariencia. No me haría una idea de Luis Cernuda, Napoleón, Shakespeare, Valle-Inclán o Virginia Woolf, sin ver su imagen. Digo esto a cuenta de una conversación que tuve con una compañera en el trabajo antes de empezar las pasadas vacaciones navideñas. Me adelantaba su lista de lecturas literarias. Conociendo mi devoción por la literatura inglesa me dijo que iba a leer El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde. Yo, por supuesto, le hablé maravillas del escritor. Me entusiasmó su elección y le propuse que, una vez acabada la novela, leyera la confesión amorosa plasmada en el librito De Profundis.

Seguimos hablando un rato y se me ocurrió preguntarle si había visto algún retrato del irlandés. Dijo que no. En un arrebato me puse al teclado de un ordenador (estábamos en la sala de profesores) y tecleé “Oscar Wilde” en Google para poner en la barra segundos después “imágenes”. Tuve la impresión de que le gustó que le presentara al hombre que iba a acompañarle durante días esas vacaciones. Dejándome llevar por mi celo psicologista, le hablé de los amores prohibidos de Wilde con Lord Alfred Douglas. Volví al teclado, sin salir de imágenes, y detrás de esas 17 letras se reveló una de las curiosas claves de la vida del escritor y, claro está, de su literatura.

Oscar Wilde y Lord Alfred Douglas