Opinión

Vivos bobos

La política cuando no se hace con vocación de servicio y solo pensando en el beneficio de los ciudadanos que se eligen se convierte en una acción de vida para ganar poder y sus beneficios. Por eso es que más de una vez hemos escuchado aquella expresión sabia del pueblo que dice “el vivo vive del bobo”, pues al final los gobernantes quieren mantener a la gente con carencias, sin educación, sin capacidad de lucha y exigencias. En esta revolución tropical alguna vez oímos frases desafortunadas en ese sentido del señor Giordani y del señor Rodríguez mientras era nada más y nada menos que ministro de Educación. Al final, de lo que se trata es de gobernar ad infinitus aunque termine aborreciendo el pueblo todo lo que en algún momento pretendió imponer, por ejemplo, el socialismo del siglo XXI.

También los políticos actúan en muchas ocasiones como vivos bobos. Sus estrategias son a veces de tal audacia que terminan siendo la propia razón de su destrucción final. Pensemos en todas las patrañas que el gobierno de Venezuela hace por mantenerse en el poder. La ultima piedra, llamar a elecciones generales, por supuesto que prosperará, porque además así lo quieren los jefes, dirán desde el CNE y el máximo tribunal. Pero la pregunta que nos debemos hacer es: ¿qué nos demuestra tamaña arbitrariedad? Malabarismo político o torpeza.

En opinión de quien escribe no es más que una salida abrupta que seguramente saldrá exitosa, el gobierno se apoderará de los últimos reductos democráticos de la oposición creyendo que así gobernarán a sus anchas, porque casi 20 años haciendo lo que les place en este país no ha sido suficiente. La mala noticia es que, al final del camino, actuaron como los vivos bobos, terminaron de cerrar cualquier opción de negociación y sobrevivencia política porque simplemente ni la mayoría del país ni gran parte de la comunidad internacional se van a quedar de brazos cruzados mientras quienes gobiernan dan la estocada final contra la democracia en Venezuela. No les va a funcionar y seguramente será el peor de los errores políticos que han cometido a lo largo de estos turbulentos años.