Opinión

“Venezuela y la sepultura…”

Rafael García Marvez

La opinión de

El crimen del concejal Fernando Albán, asesinato que consternó al pueblo venezolano y a la sociedad internacional, es un hecho que dificultará, aún más, que los adversarios del régimen concurran a votar a cualquier proceso electoral, incluso al referéndum consultivo de reforma de la Constitución, de ser el caso.

Estos días por venir el punto que estará sobre la mesa política y que ocupará grandes espacios en los medios de comunicación y redes sociales será, precisamente, la convocatoria a ese referéndum consultivo de reforma de la Constitución adoptada el 15 de diciembre de 1999. Justamente, este probable acontecimiento político es el que va a zarandear las aguas dormitadas en el regazo de la oposición. De incorporarse los cambios de la Constitución “el venezolano que realice gestiones ante cualquier Estado u organismo internacional dirigidas a la intervención de Venezuela por un país o Estado extranjero” será procesado por el delito que acarrea entre 20 y 30 años de cárcel. Por lo tanto, esta será una votación que irá más allá de lo que han significado elecciones de gobernadores, alcaldes o concejales. Esto será un paso hacia el comunismo más anacrónico de la historia patria. Hijo de esa maldición que fue el Foro de Sao Paulo de 1990 para liquidar las democracias en América Latina. Afortunadamente, el tal foro fue prácticamente enterrado el domingo 7 de octubre tras la contundente derrota del Partido de los Trabajadores y de su candidato Fernando Haddad; con Lula preso por corrupto, la ex presidente Dilma Rousseff quedó en el cuarto lugar en sus aspiraciones de ser senadora.

Por cierto, en conversación con el destacado economista carabobeño Carlos Ñañes concluimos en que el eventual triunfo del ultraderechista Bolsonaro le complica en demasía la cohabitación amistosa al régimen venezolano. Si bien Temer era adversario ideológico del madurismo, su fragilidad en términos de legitimidad comprometía la toma de decisiones duras frente al hecho fáctico del desplazamiento de migrantes. Este triunfo demuestra el fracaso estrepitoso del chavismo como alternativa hegemónica. Ya esta ideología, salvo en Cuba y Nicaragua, no goza de avales válidos. Pues, la contundente derrota diplomática de Bolivia con el tema de la salida al mar afecta terriblemente la legitimidad de Morales. Más el viraje de Ecuador dejan en soledad absoluta a Maduro y su hamponato. Muy difícil les será, entonces, el ejercicio del poder frente a este vecino hostil y de conductas abiertamente autocráticas de derecha.

Sin embargo, hay tareas indiscretas, puertas adentro, que embrollan cualquier salida de Nicolás Maduro de Miraflores. El 4 de octubre, por ejemplo, la encuesta Ratio UCAB, muy cercana a la oposición, advirtió que la gestión del gobierno creció en el nivel de aprobación debido a los planes económicos anunciados el pasado 17 de agosto; en la encuesta el aumento salarial obtuvo mayor receptividad, con 68,9% de la población a favor, y el uso del carnet de la patria para subsidiar el consumo de gasolina. Ahora, hay que hacerse la siguiente consulta: ¿cuándo fue realizada esa encuesta? Pues, fue realizada el 10 de septiembre cuando ese aumento todavía no había sido devorado por las fauces de la inflación.

Finalizo; dar a conocer esos datos fue una indiscreción apresurada. Jamás el oficialismo publicaría unas cifras de ese tipo si les fueran adversas. Para graficar mejor este punto, veamos el comentario de José Antonio Gil Yépez: “Sobre la encuesta Ratio UCAB prefiero no comentar encuestas de colegas, lo que sí les puedo adelantar es que el gobierno, después de tanta alharaca y repartidera, no logró subir más allá del margen de error en la aprobación de gestión de NM”.

garciamarvez@gmail.com