Opinión

Venezuela grita libertad

Escribo estas líneas en momentos en que se desarrolla una de las más grandes jornadas cívicas de la historia de nuestro país: la consulta popular, convocada por la Mesa de Unidad Democrática. Ríos de venezolanos entusiastas salieron de sus hogares, en pueblos, ciudades, barrios, urbanizaciones, caseríos y aldeas, integrándose a la gran fiesta democrática y soberana, pacífica y espontánea en Venezuela. 

Al igual que hace 207 años, el 19 de Abril de 1810, el pueblo venezolano vuelve a asumir su soberanía y su responsabilidad intransferible y su capacidad inalienable de poder constituyente originario. 

El pueblo de Venezuela volvió a expresarse en forma mayoritaria, firme y contundente, rechazando la impostura presidencial de secuestrarnos el poder de convocar una asamblea nacional constituyente. Propuesta gubernamental refutada y condenada, no solo por los venezolanos, sino por el mundo entero; que hoy admira nuestra capacidad cívica, democrática, pacífica y de coraje ciudadano.  

El 16 de julio nuestros ciudadanos también se manifestaron, exigiéndole a la Fuerza Armada Nacional su apego a la Constitución y a la institucionalidad republicana. Reclamándole  a ese también "pueblo en armas" el cumplimiento de sus deberes para con el único soberano: el pueblo venezolano. 

Es  necesario restituir la senda democrática y electoral en Venezuela. También, en el propio evento retumba el clamor por la agobiante crisis social y económica; al unísono, toda la sociedad clama urgentemente por  conciliar un gobierno que atienda los severos problemas del hambre y la escasez de bienes de todo tipo, que merma cada día más la calidad de vida de todos, y la inclemente inseguridad que expone dramáticamente el estado fallido de nuestra República.

Por eso el triple Sí de nuestro pueblo aguerrido demuestra que venció el miedo. Es: un Sí a la vida, a la democracia y a la libertad. En fin, un Sí unido en la firme convicción de que podemos cambiar a Venezuela.

Si bien es cierto que vienen tiempos difíciles, la otra verdad es que hemos superado las barreras en entusiasmo y amor por una patria grande, un país lleno de libertadores dispuestos a dejar el pellejo por lograr la restitución de la democracia y la paz en esta tierra.

Necesitamos del trabajo en conjunto para lograr recuperarnos rápidamente y estoy seguro de que lo vamos a lograr, siempre con nuestro norte bien claro, en sintonía con la gente, en armonía con nuestros hermanos y bajo los parámetros de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.  Por eso y más es que este 16J quedó demostrado que no estamos dispuestos a dejarnos engañar por una propuesta de constituyente chimba, que solo persigue el bienestar de un pequeño grupo que quiere perpetuarse en el poder, por miedo a responder ante la justicia nacional e internacional por todas las ilegalidades cometidas.

Llegó el momento de la verdad y de la justicia, de rescatar los valores y nuestras libertades. ¡Viva Venezuela!

dip.omaravila@gmail.com

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

Twitter e Instagram: @omaravila2010