Opinión

Ser voluntario

Existen muchas formas a través de las cuales los miembros de la sociedad pueden participar en cambios importantes y una de ellas es como voluntarios. Esta labor es una oportunidad que tienen todas las personas para realizar actividades con el fin de brindar ayuda en cuanto a las necesidades sociales, tomando en cuenta la vocación de servicio hacia los demás.

Se ha hecho común que muchos, sin hacer diferencias en cuanto a su ocupación, dedican parte de su tiempo a servir a otros de manera desinteresada, sin buscar recompensa alguna por estas acciones. Sin duda, lo que motiva a estas personas es su sentido colaborador y su conciencia social ante las dificultades, la crisis y situaciones en las cuales pueden aportar un granito de arena.

El voluntariado, es la respuesta para aquellos que desean favorecer ciertas necesidades, en cuanto a circunstancias que requieren ser atendidas, con base en esa causa que  nos interesa y que nos motiva a buscar soluciones,  a concientizar, a generar un movimiento que pueda ser útil. Hay muchas áreas de acción que se pueden considerar, como la cultura, la educación, la ecología, la salud pública,  el estilo de vida saludable, rescate de valores, carencias  sociales,  entre oros.  Se puede recurrir a diferentes programas, a instituciones, fundaciones sin fines de lucro, entidades que aceptan proyectos según su naturaleza o labor.

Por otro lado, se requiere contar con mucha actitud, pues generalmente ayudar significa trabajar en condiciones exigentes, negativas, precarias, con limitaciones, pues los problemas que hay que solucionar se presentan bajo circunstancias que pueden desmotivar a cualquiera. Por esta razón es necesario tener presente que el resultado final de nuestra contribución, al ver cómo se puede mejorar cualquier circunstancia existente, constituye una satisfacción personal que a la vez motiva a seguir adelante con  nuestro propósito.

También es importante determinar el tiempo que dedicaremos a ser voluntarios. Podríamos destinar ciertas horas a la semana para no agotarnos, a un ritmo que permita nuestras metas de cambio.

Es así como ser voluntario es una vía para aprovechar las capacidades que tienen los individuos que desean favorecer a la sociedad, de manera que a través  de proyectos propios o ayudando a instituciones y entidades que apoyan causas sociales se pueden fomentar soluciones a tantos problemas colectivos, con el fin de construir una sociedad mejor y más participativa.