Opinión

RSE de supervivencia

César Tinoco

La opinión de

La muestra de la edición “Top Companies 2017” referida al año 2016 y presentada en el número 355 del pasado mes de noviembre de 2017 de la revista Business Venezuela, estuvo constituida por un total de 308 empresas participantes: 28,01% lo fueron del sector Servicios; 20,21%, del sector Manufacturero; 17,43%, del sector Financiero Asegurador; 10,67% fueron empresas del sector Financiero Bancario; 9,57%, del sector Comercial, y 2,13%, del sector de la Construcción.

De estas 308 empresas, 74% sí materializó responsabilidad social en 2016 en comparación con 82% en 2015: tal y como se evidencia, un porcentaje sensiblemente menor. 69% de las empresas que sí materializó responsabilidad social en 2016 señaló que su inversión social había sido igual o menor que la verificada en 2015. Los anteriores porcentajes y para el año 2016, ya hablan de una crisis severa en la antesala de la hiperinflación.

Uno de los aspectos interesantes del estudio son las cifras de inversión en responsabilidad social empresarial que, según la ficha del mismo, se presentan siempre en bolívares constantes de la fecha, lo cual permite, al menos, la comparación que materializo en el párrafo que sigue.

En 2014 las empresas venezolanas invirtieron, en promedio, 149 bolívares por cada 10.000 bolívares de ingresos totales, su cifra máxima reciente. Las cifras de la decimoctava edición, para el año 2015, revelan que la inversión social de las empresas disminuyó a 66 bolívares por cada 10.000 bolívares generados en ingresos. Finalmente, las cifras del número 355 de Business Venezuela del pasado mes de noviembre 2017, la decimonovena edición de las Top 100 companies, revelan que las empresas venezolanas disminuyeron su inversión social a 50 bolívares por cada 10.000 en ingresos totales. Otra vez, para ustedes, amigos lectores: de 149 bolívares en 2014, a 66 bolívares en 2015 a 50 bolívares en 2016. Si se reexpresan las cifras de 2014 y 2015 en bolívares de 2016, la secuencia sería todavía peor. ¿Imaginan ustedes, con tal tendencia, cómo fue la inversión social en 2017 con una inflación de 2.783%, promedio de las cifras de Econométrica, Ecoanalítica y la Asamblea Nacional?

La conclusión, similar a la de mi artículo del 23 de junio pasado aquí mismo en El Nacional, más que confirmada a la luz de las nuevas cifras, es que los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro crearon y mantienen condiciones que, entre un sinfín de efectos, hacen que el cumplimiento de la responsabilidad social de las empresas privadas venezolanas sea un hecho simbólico.

En efecto, el crimen, la corrupción, la depresión económica, la hiperinflación, la escasez, la pobreza y el hambre mantienen a los ciudadanos –así como también a las empresas venezolanas– en condiciones de precaria supervivencia.

c.e.tinoco.g@gmail.com