Opinión

Revaluación de Bolívar

Ovidio Pérez Morales

Revaluación es revalorizar algo que ha sido depreciado. Esperamos que suceda eso con nuestra moneda nacional, que está descendiendo velozmente a niveles inimaginables desde hace poco tiempo. Pero no es esta recuperación el objeto de la presente reflexión, sino otra de gran hondura y trascendencia: la del Libertador.

El momento es propicio para el tema por la circunstancia nacional, particularmente marcada por la consulta popular del 16 de julio. El soberano se ha manifestado de modo multitudinario y patente en favor del tránsito de un régimen dictatorial y un proyecto totalitario de signo comunista, al sistema exigido por nuestra Constitución: un “Estado democrático y social de derecho y de justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.

Esta semana es clave. No solo se debe desmontar el intento de la fraudulenta constituyente, sino –lo más importante– echar los fundamentos de un nuevo gobierno, que puede calificarse de transición, unión, integración, encuentro, salvación nacional. Es de esperar que la racionalidad y actitudes positivas se impongan en el sector oficial y con peculiar acento en la Fuerza Armada, para facilitar el paso inevitable a lo que el soberano quiere, evitando más sufrimientos, lágrimas y muertos. Los representantes de la alternativa democrática, por su parte, han de exhibir, junto a lucidez, justicia y firmeza, gran realismo, visión y magnanimidad. Y priorización del bien común.

Es aquí donde se hace imprescindible introducir el tema bolivariano. Nada mejor para esto que abrirlo con el artículo 1 de la Constitución: “La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador”. Subrayemos para la siguiente reflexión tres términos: patrimonio moral, valores y doctrina.

Mucho se ha abusado de Bolívar –ya desde el siglo antepasado– convirtiéndolo en lugar común de exhibiciones retóricas y respaldos políticos, cuando no de mascaradas irreverentes. En estos mismos años lo bolivariano ha servido para todo. También para identificar cuerpos policiales y militares, culpables de asesinatos y violadores de múltiples derechos humanos; revoluciones que son involuciones; políticas gubernamentales hegemónicas, represivas y corruptas. No solo en incoherencia, sino en contradicción con el pensamiento y la obra del padre de la patria.

Se impone en este tiempo nuevo venezolano el rescate del genuino Bolívar. Para aprovechar debidamente su patrimonio moral, sus valores, su doctrina. Fue un cristiano católico patriota, que mantuvo constante su fe y religiosidad, así como su entrega ciudadana, en medio de las vicisitudes de la guerra, de corrientes filosóficas e ideológicas adversas, de los vaivenes amorosos, de sus experiencias de triunfos y frustraciones. Sin deificarlo, se ha deponer de relieve su amor a la libertad, su propósito de fundamentar moral y cívicamente las nuevas repúblicas, su sensibilidad humanista, el sentido trascendente de su ética y su sinceridad religiosa.

Debemos acudir a Bolívar con gran respeto, sin tijeras para modificar su vida y recortar su pensamiento. Dejarse interpelar por las grandes líneas de su mensaje. No convertirlo en título y lema vacíos, sino familiarizarse con lo fundamental de su doctrina. Entre los escritos pedagógicos que pueden ayudarnos en un tal trabajo, recordaría aquí el Mensaje del Episcopado venezolano con ocasión del Bicentenario del Nacimiento del Libertador (12. 1. 1983).

Tarea obligante, animadora y saludable hoy y para el tiempo que estamos inaugurando, es la de revaluar a quien fue bautizado el 30 de julio de 1783 como Simón José Antonio de la Santísima Trinidad.