Opinión

Relaciones interpersonales

La vida de los individuos está basada en las relaciones con los demás; por esa razón es tan importante manejarlas acertadamente, pues, en la medida que se logra una adecuada interacción con las otras personas, se facilita la posibilidad de alcanzar el máximo potencial en cada uno. Por otro lado, la capacidad para relacionarse ayuda a aumentar el dominio de la comunicación, para interactuar de manera apropiada y, de esta forma, influir en los otros.

Tanto desde el punto de vista familiar como en el plano laboral, establecer vínculos con las personas permite un mejor entendimiento, una mayor implicación, lograr acuerdos y la posibilidad de alcanzar propósitos comunes. Muchas veces, los nexos bien establecidos representan un apoyo en momentos de nuevos retos, de incertidumbre o cuando se requiere tomar decisiones comprometidas. Además, las personas necesitan ser comprendidas, que los demás entiendan sus alegrías y sus tristezas.

El ser humano se caracteriza por ser de naturaleza social, esto forma parte de los requerimientos individuales y, sin duda, influye de forma favorable en los diferentes niveles de la vida, especialmente, si esos vínculos son sanos, pues propician el bienestar. Por otro lado, las relaciones también ayudan a avanzar y a alcanzar el crecimiento personal. Cuando se construyen lazos sólidos y permanentes en el tiempo, a través de la confianza y la reciprocidad, esto permite formar una opinión respetable ante los demás.

Entre algunos aspectos que influyen positivamente en estas relaciones favorables, se encuentran la empatía que se demuestra al comprender a los demás como seres diferentes, cuando se logra establecer conexiones reconociendo la actitud favorable demostrada por ellos. Igualmente, contribuyen las expresiones de respeto y el entendimiento de su forma de pensar, aunque no coincidan con las propias, no juzgar las diferencias, así como evitar invadir el espacio de los demás.

Del mismo modo, se puede decir que una relación de calidad está, además, determinada por los valores que son compartidos mutuamente y todas esas convicciones presentes en la vida que permiten fortalecer la identificación y la vinculación. Por supuesto, saber escuchar a los demás es una gran virtud, que permite entender el pensamiento de los otros, generar mayor empatía y, así, propiciar un acercamiento, facilitando una comunicación más propicia para consolidar esas relaciones.