Opinión

Realidad inocultable

Mitzy Capriles de Ledezma

La opinión de

Hay 50.000 personas enfermas de cáncer sin posibilidades de atención médica. Han reaparecido la malaria, el paludismo y la difteria. Los servicios de agua potable, luz eléctrica,  gas doméstico y transporte público han colapsado. La inflación rebasará el millón por ciento para finales de año, y eso traerá más hambruna para un pueblo desesperado que reclama una intervención humanitaria lo más urgente posible. Mientras tanto, Maduro hace piruetas monetarias restándole cinco ceros al bolívar e insiste en anclar la paridad del dólar a una moneda virtual ilegal, al mismo tiempo que incrementa  el rezagado precio de la gasolina y pretende obligar a los venezolanos a tramitar el indigno carnet de la patria para poder surtir de combustible los automóviles.

Venezuela es víctima de la más alta  inflación en el mundo, alcanzando niveles de hiperinflación,  y el régimen, para pretender ocultar su fracaso, señala que se trata de un fenómeno inducido por el imperio y sectores empresariales,  cuando es de todos conocido que ese nefasto fenómeno  es producto de las erradas  políticas económicas puestas en práctica desde Miraflores, con la improvisación,  incapacidad, despilfarro, falta de gerencia, y manteniendo  un control de cambios convertido en caldo de cultivo de la corrupción.

La población está pasando hambre. Esa es una realidad inocultable. El pueblo es víctima de una severa crisis de alimentos y lo poco que se consigue está muy lejos del alcance de los bolsillos de los trabajadores. Esto tiene sus consecuencias especialmente en los niños, que hoy presentan serios cuadros de desnutrición, causa por la que muchos han fallecido. Los enfermos se mueren en los hospitales por falta de medicinas y la inseguridad cobra más víctimas cada día. Insiste tercamente la dictadura en que todo esto es producto de una “guerra económica”, un argumento absurdo y peregrino con el cual también pretenden ocultar el desastre  de la gestión.

Venezuela es el único país miembro de la OPEP que se encuentra en la bancarrota,  después de haber recibido por concepto de la renta petrolera miles de millones de dólares. No se tomaron las medidas necesarias con la bonanza en los altos precios del crudo, y en consecuencia, nuestras reservas internacionales son casi nulas.  Se pretende negar lo que todo el mundo sabe: estamos atravesando una grave crisis humanitaria,  y  se niegan a aceptar ayuda de otros países.

Acabaron con el aparato productivo; se expropiaron caprichosamente  millones de hectáreas de tierra cultivable. Fincas ganaderas y productoras lácteas, así como centenares de empresas, hoy se encuentran abandonadas y otras produciendo a mínima capacidad. Se crea un inverosímil  Ministerio de Agricultura Urbana con  el cual se pretende que los habitantes de las ciudades siembren y cosechen en sus reducidos apartamentos los productos de su consumo: tomate, cebolla, pimentón, y se dediquen a la cría de gallinas. De manera terca y empecinada el régimen se negó a la aplicación de nuevos modelos de política económica y persiste en sus esquemas errados, que generan mayor pobreza y atraso.