Opinión

Que difícil el año 2017

Recibí en estos días un video de cierre de año que lanzaba el motivador y experto en liderazgo Víctor Hugo Manzanilla, venezolano reconocido por sus libros y conferencias, quien afirma con entusiasmo que 2017 había sido el mejor año de su vida. Nos quería señalar que cada año independientemente de las crisis y fracasos, lo podemos convertir en la mejor etapa de nuestras existencias por el aprendizaje, aun en la adversidad. Pensé en lo constructivo de ese mensaje y en Venezuela como nación.

La primera conclusión que saqué fue que por el contrario, este 2017 quizás ha sido uno de los años más difíciles que ha vivido la nación por décadas. El país ha sufrido muchas crisis, pero ninguna tan dura como la actual. Vivir en un país marcado por la mayor inflación del mundo, con el poder adquisitivo más bajo del planeta, con altísimos índices de inseguridad, escasez de alimentos y medicamentos, no es cualquier cosa. No hay un país en la faz de la Tierra que no termine su balance anual con algunas frustraciones, pero es insólito lo que nos ha pasado en Venezuela. Los ciudadanos no se lo merecen, ni es justo que la Venezuela de hoy sea señalada en el mundo como un problema. A estas alturas de la crisis es asombroso que el gobierno no termine de reconocer que se equivocó y que está sacrificando la vida de muchos venezolanos que no podrán alcanzar las mínimas metas de desarrollo humano ante tamaña crisis y pérdida de tiempo.

Difícil que podamos afirmar, como lo hace nuestro amigo, que este 2017 pudo ser individualmente un buen año. Por lo demás, resiente ver a tantos compatriotas creerse el cuento de que pueden salir de esta malaventura contando con las pocas dádivas que les ofrece el gobierno. Cada día serán más escasas y esperamos que el próximo año podamos despertarnos de esta pesadilla. La reconstrucción será también muy dura.

Mientras tanto, a mis amables lectores, les deseo un feliz año.