Opinión

Por la plata baila el mono

Genaro Mosquera

La opinión de

Tomo el refrán “por la plata brinca el mono” versión venezolana para comentar la extraordinaria apreciación de don Luis Sánchez Melo en su artículo publicado el 8 de julio en el periódico español Tribuna, “Por la plata baila el perro”, referido a nuestro país, sus efectos en la política interna, la consecuente ruina, la violación de los derechos humanos y la persecución de un pueblo. Su comentario se hace tomando como referencia su amplia visión de una realidad sociopolítica que se percibe desde lejos, pero hecha con gran precisión para señalar los mecanismos que usa la red criminal global para el control de un país que se convirtió en un nodo internacional de la corrupción organizada y que se ha convertido en la ignominia del mundo civilizado. Él explica en buena medida la resistencia del régimen de ser desplazado del poder para proteger sus intereses personales, nacionales e internacionales que solo benefician a una camarilla de la mafia nacional y los de algunos países igualmente explotadores de sus pueblos en beneficio de poderes que intentan controlar al mundo.

El planteamiento extraordinariamente expuesto sugiere que la manipulación política de hecho prolonga la vida del régimen, y la trampajaula de los fulanos diálogos y negociaciones no tienen sentido. Él expresa textualmente: “Se acabó el tiempo de las mediaciones fútiles y de las conferencias de paz, de los intentos de amansar a la fiera, concluyeron las hueras admoniciones. No hay más tiempo. Descartada la intervención militar de terceros países, el remedio que queda es acortar el colapso de un Estado fallido, en manos de una dirigencia sin enmienda posible. No es previsible que haya muchas más manifestaciones que lleven nuevamente a la calle a millones de personas a apoyar al presidente interino. El pueblo venezolano que le apoyó no oculta su desilusión ante la falta de concreción de la facundia opositora”

Por otro lado, la camarilla dueña del perro o el mono, suena la campanilla o la cadencia de una pianola y “pone la plata para poner a bailar al mono” con el fin de expoliar a la gente y de paso poner de su lado a individuos igualmente comprometidos con la corrupción que hablan de la necesidad de cambiar un sistema oprobioso y dictatorial, pero  nada hacen en la práctica porque están igualmente comprometidos y no pueden permitir que sus traseros queden al aire con sus pecados financieros a cuestas y que en realidad son cómplices sin hacer nada en verdad impidiendo un cambio de modelo con un mensaje truculento de paz estimulada mediante falsos diálogos y negociaciones que contribuyen estirando la vida del régimen, corriendo la arruga mediante señuelos inspirados en falsas perspectivas de rescate internacional, de ayuda humanitaria, o de elecciones sin requisitos y participación del régimen soslayando decisiones del más alto tribunal integrado en el TSJ en el exilio. En fin, todos ellos compran conciencias y objetivos, no solo de individuos, asociaciones, gremios, sino también de empresas internacionales, obviamente tirándole una moneda a sectores comprometidos,

Obviamente, no está a salvo de estos propósitos gente de la oposición, que se benefician igualmente y cual imitadores intentan sobornar a otros, y a políticos sin enmienda para intentar controlar a sus organizaciones y lograr los efectos de la supervivencia política y el control del circo estimulando las llamadas conversaciones de paz que sin rubor despliegan en los centros de poder internacional, dilapidando recursos, acostándose con el enemigo en un festín que justifican mediante una salida electoral sin cambiar nada, pero protegiendo la supervivencia del sistema y de sus enormes utilidades.

El pueblo continúa muriendo de hambre, enfermedades, depresión y en general de una abulia que los expulsa de su entorno vital en busca de mejores ambientes mediante un éxodo interminable, dejando al país en manos de hampones, expertos en triquiñuelas, y una población marginal ducha en supervivencia aprovechando la viveza y las cajitas felices que reparte el dueño de la música en complicidad con los grandes capos del mundo, y muy especialmente de los chulos eternos y expertos en vivir de los demás, como el es caso de los dirigentes cubanos que han invadido el país, gobiernan y le sirven la cama a su propio ejército, el de los rusos, chinos y guerrilleros colombianos, los cuales con su experta mano de narcotraficantes encontraron el país de las maravillas y también a los depredadores de recursos que sacan lo que quieren y montan el espectáculo mediático de intentar desmontar el capitalismo por una red que protege sus intereses y permite la preservación del poder donde sea y como sea, cuyo límite es la biosfera.

El poder de sostenimiento del régimen está sustentado sobre la base de un ejército mayoritariamente comprometido con la corrupción, con el manejo del poder militar para sublimar a la oposición y a la población bajo la conducción de dirigentes sin escrúpulos, militares cubanos y rusos que manejan el aparato armado, económico e institucional a conveniencia propia y de los integrantes de un gobierno corrupto que secuestraron al país cuya condición no va a cambiar con métodos ortodoxos o convencionales,

El sistema comunista cubano desde muy temprano diseñó un plan estratégico de apoderamiento de países sustentado en el modelo socialista, el cual pretendieron tomar inicialmente por la fuerza emergente guerrillera, cambiándolo por un modelo basado en los instrumentos electorales preparados para lograr resultados favorables a sus intereses.

Esa red se fue complicando organizacionalmente como un cáncer que ha crecido mundialmente como una red criminal bolivariana y que muy a pesar de las sanciones económicas de Estados Unidos, la creciente condena internacional y la falta de legitimidad política, el régimen de Maduro no ha colapsado y no lo hará por un período de tiempo que pudiera ser más largo de lo previsto.

Desde el gobierno de Chávez, Pdvsa se convirtió en el eje de un fraude millonario aliado a organizaciones internacionales apoyadas por los presidentes de naciones, de gobiernos socialistas del continente, aliados y financiados por el chavismo abarcando a. instituciones y a miles de personas que se enriquecieron de la nada con recursos provenientes de actividades fraudulentas tales como la sobrefacturación, transacciones monetarias oficiales, ventas ficticias, atraco en la comercialización de minerales preciosos cuyas transacciones se hicieron globales en una red financiera tejida con cuidado para operar en los mercados internacionales en beneficio de gobiernos, testaferros, funcionarios de todos los niveles y, obviamente, con la compra de protección tal como se opera en el submundo del hamponato internacional.

De tal manera que uno de los desafíos más importantes no solo es el desplazamiento de un régimen corrupto, secuestrador y traidor que entregó su soberanía cual vil provincia de ultramar, sino desmantelar la red de corrupción mundial más importante de la era moderna. Es bien conocido que ingentes cantidades de recursos, léase billones expresados en dólares o euros, son movidos entre países en acciones recurrentes a través de empresas de fachada, bancos comerciales comprados para dichos propósitos, compra de urbanizaciones, edificaciones de todo uso y obviamente a personas no necesariamente afectas al régimen, pero cuyos negocios son favorecidos, financiados e incluso la dádiva o facilismo para enriquecerse que obstruyen cualquier iniciativa de cambio para no verse comprometidos ante ese cambio y ponga en evidencia su grado de corrupción, enriquecimiento ilícito y sus propias carreras políticas. Ellos conspiran para que toda iniciativa de cambio se obstruya, retarde o negocie con tal de flotar en ese océano de irregularidades.

La respuesta a este estado de cosas requiere de un enfoque geopolítico integral global que facilite deshilachar la red con otra red más poderosa que identifique cada empresa, cada actor, cada testaferro, incluso a empresarios y dirigentes de partidos del propio gobierno o de la oposición, de fundaciones y por supuesto, a líderes de los gobiernos que han propiciado estos desmanes de última generación. Desmadejar la red requiere del concurso integrado de las autoridades de los gobiernos democráticos, de sus poderes legislativos y judiciales, de los bancos centrales y organismos financieros nacionales e internacionales, Esto toma tiempo, pero es imprescindible, no obstante, ante tanta corrupción y las montañas de dinero que compran países, instituciones y personas.

Por tratarse de un problema regional que afecta a muchos países y destruye a las democracias, una fuerza de la coalición deberá coadyuvar con los nacionales opuestos verdaderamente al régimen de precipitar el cambio y terminar contra la voluntad de los colaboracionistas o cohabitantes al régimen para recuperar la democracia, desmontar la red del crimen, recuperar los recursos y provocar la hará regresión en la vida económica venezolana.

Mientras la abulia popular crece como consecuencia de los errores políticos de veteranos y nuevos políticos que se comprometen y se acuestan en las paradisiacas islas para negociar unas elecciones lo que pretenden es preservar el poder y cohabitar sin riesgo al margen del clamor popular.

Silenciosamente y a pesar de la obstrucción desarrollada por países cómplices y gatopardos criollos, se viene desmontando la red, en efecto, en un primer informe de Cuadernos de Notas fechado el 7 de julio de 2019 https://t.co/hlpP1YjJSx  se destaca “En su esfuerzo por acabar con la dictadura de Nicolás Maduro, Estados Unidos está empleando sanciones abiertas, y operaciones encubiertas que están golpeando con ferocidad al régimen, gracias al trabajo de más de una docena de agencias federales y de inteligencia, y al apoyo internacional”.

Básicamente, la idea transmitida por las autoridades oficiales norteamericanas es que ya “basta de esperar por soluciones pacíficas, hay que actuar con fuerza y decisión”. El jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, por ejemplo, declaró que Venezuela requiere ahora “una cierta paciencia estratégica” para alcanzar los objetivos, posiblemente en respuesta a los clamores dentro y fuera de Venezuela de que Estados Unidos actúe militarmente contra la dictadura de Maduro lo más pronto posible. La situación en el país está “estancada”, dijo Faller, por lo cual recomendaba esperar.

.Como ya se sabe, gracias a las sanciones el sistema financiero occidental ha sido prácticamente cerrado a los operadores del alto chavismo-madurismo, aún a pesar de que el régimen ha acudido a sistemas financieros alternos y que está tratando de vender crudo y oro como contrabando, incluyendo prevención para los riesgos que implica para el comprador ya que en cada transacción, sea por transferencia electrónica para uso de terceros, está sometida a un apabullante escrutinio de “compliance”, hacia  las personas, empresas o beneficiarios. Se concentran recursos y esfuerzos para atacar desde diversos ángulos la organización criminal madurista. Y al menos 17 agencias de inteligencia –desde las más conocidas como el FBI, la DEA y la CIA, hasta las menos familiares como la National Reconnaissance Office– tienen sus recursos enfocados, en parte o en mucho, en las actividades de la organización criminal  

El trabajo de interdicción, con la ayuda de un número creciente de informantes venezolanos que desertaron, ha contribuido a dibujar con precisión el mapa de las redes criminales del régimen: laboratorios, aeronaves, casas, rutas, cooperadores en varios países, conexiones con Cuba, Honduras, México. Se ha desatado una cacería internacional en combinación con gobiernos de tres continentes El Task Force de Fincen - Departamento del Tesoro, está avanzando en una tarea particular: identificar los banqueros y operadores financieros que diseñaron y construyeron complejas estructuras como hedge fundsholdings y empresas de fachada a nivel mundial para esconder decenas de miles de millones robadas al fisco de Venezuela.

Este modelo criminal bolivariano ha sido catalogado como TBML: Trade-Based Money Laundering o lo que es igual: lavado de dinero a través de operaciones comerciales. El dinero típicamente se mueve desde este tipo de empresas a otras ubicadas en medio mundo, pero la operación avanza, y las negociaciones también, la gente espera milagros y los dirigentes cuyos compromisos los ponen en evidencia juegan con la calidad del vida del venezolano dando largas a la solución final, lo cual hace poner en evidencia la experiencia vivida, resumida en la frase “de hasta cuando se hace lo mismo con los mismos resultados de supervivencia del régimen” y la intuición revela una fuerte oposición a la negociación con criminales. Pero, no obstante todo ello,  el desgaste tiene límites y llegará el momento en que nuevos liderazgos sin pasados oprobiosos o corruptos, y sin compromisos miserables asumirán la construcción de país y pondrán limites al Estado fallido y facilitarán la liberación venezolana, mediante un gobierno realmente de transición y unas elecciones libres a su tiempo para preservar la democracia.