Opinión

Plan conejo

De los mismos creadores de la matica de acetaminofén y de los gallineros verticales, nos llega un novedoso plan que ha dejado con la quijada en el suelo a medio mundo: el plan conejo. La última apuesta del chavismo-madurismo para acabar con la hambruna en Venezuela. Una propuesta que, de avanzar, amenaza con convertir en milanesa a todo animal de compañía que haya sido domesticado por el hombre y que pese más de dos kilos. Prevenidos gatos y perros.

El gran anuncio fue hecho en televisión por el coordinador del programa CLAP, Freddy Bernal, quien aclaró con mucha insistencia que los conejos no son mascotas, por más bonitos que parezcan. Así que mucho cuidado al abrir la caja CLAP, no vaya a ser que les salga un conejo saltando o cualquier otra especie que se les ocurra a los jerarcas de la revolución. Obviamente, usted no encontrará un kilo de carne o pollo, esos son productos de acceso exclusivo para la élite gobernante, que tiene, sin embargo, como plato preferido la langosta.

Esta nueva modalidad de consumo fue develada solo unos días después de otra importante medida económica: la suplantación del dólar como moneda de transacción internacional. De ahora en adelante el gobierno plantea subastar pesos cubanos y demás denominaciones de sólido valor, en lugar de la moneda “yankee”. Y es que en tiempos de crisis no todos pueden tener dólares, eso es otros de los privilegios de la camarilla roja. Estamos, pues, frente al más audaz intento de no solo cambiar los patrones de consumo mundial, sino frente al inicio de una transformación radical en el sistema económico planetario. Todo eso con sello socialista.

La burla del desgobierno contra el pueblo no tiene límites y aquí el único plan que ha funcionado en estos 20 años ha sido el de gato por liebre, 2 décadas de engaño progresivo y manipulación, antes por prebendas y cargos políticos, hoy por el básico derecho a la alimentación. Aun así aquí seguimos luchando; hay gente que resiste y no está dispuesta a dejarse chantajear. Juntos seguiremos luchando hasta liberar a Venezuela.

Fincheltubbrian@gmail.com