Opinión

Operación Cocoon 2.0

El doctor vicepresidente de Comunicación, Turismo y Cultura dice que estuvo husmeando el celular de Roberto Marrero, donde se tropezó con un peligroso grupo de Whatsapp llamado Cocoon 2.0; asevera que está dirigido por Leopoldo López (me imagino que López es el administrador) y que participan en él Juan Guaidó, Freddy Guevara, Carlos Vecchio y Gerardo Blyde, entre otros, todos de derecha. ¡Huy!, qué peligro, pásame el link.

El gobierno debería informar de los otros grupos de Whatsapp que hay en el celular de Roberto Marrero; por ejemplo, si es cierto que hay un grupo que se llama “Agua en el edificio”; otro de nombre “Trueques”, que se utiliza para comprar y vender productos; el sempiterno grupo de la “Promoción”, ya sea de la universidad o del bachillerato; el de amigos inmigrantes; los de religión, deportes y del partido político. Todos sospechosos de emitir opinión sobre la falta de luz por culpa de Maduro, la dificultad para conseguir comida o la opinión generalizada de lo malo que es el socialismo del siglo XXI.

El fin de ese grupo, dice Jorgito, es sabotear la plataforma Patria, sistema automatizado por el que se les hace llegar los beneficios, becas, pensiones, dádivas y demás regalos a los mantenidos del gobierno, esos mismos que perderán todo si cambian su voto o no asisten a las marchas obligatorias de apoyo a la destrucción socialista. Sepan que, de un momento a otro, no van a pagar más y que le van a echar la culpa al grupo Cocoon 2.0, chivo expiatorio del mes de abril.

A un estudiante de Medicina en 1985 le pudo impresionar una película ambientada en un ancianato, en el que unos extraterrestres dejan unos capullos en una piscina y los viejos recuperan su fuerza y salud juvenil, cual fuente de la eterna juventud. También pudo ser la secuela de la película de 1988, llamada Cocoon: el regreso, pero venir a denominar a un grupo terrorista con el nombre de una película de su adolescencia demuestra falta de imaginación.

Dado que estamos en esta moda retro de colocar nombres viejos a mentiras nuevas, propongo que tengan en cuenta otros que las nuevas generaciones no conocen y que algunos adultos olvidaron. El Colotordoc (doc-tor lo-co al revés) podría inventar que la oposición está organizando la operación Goldar, la cual pudo ser desmantelada con el pito que hizo sonar Nico, perdón Miko. Todo para evitar la invasión del Rodak americano, como en Monstruos del espacio. No se puede dejar por fuera a los Lugones con su uyuyuis cuando se derretían.

Pueden tomar personajes como el Gran Gazú (Gazoo) de Los Picapiedras o el Sr. Mxyzptlk de Superman, ambos copia del Ruperstinski de los Hermanos Grimm. Todos muy parecidos al ministro de los inventos. Alguno de estos bufones será el cerebro que esté detrás de la próxima rebelión, apagón, falta de medicinas, agua o alimentos que le atribuirán a la oposición.

Toda esta simbología es desconocida para las generaciones de Pokémon y Dragón Ball con Gokú. El psiquiatra tuvo otros héroes, tales como Ultraman y Ultra Seven, quienes tenían una pila que se les acababa en la primera pelea, y que, en la segunda, porque siempre eran dos combates, le permitía acabar con los monstruos. Los japoneses de este estilo prefieren luchar contra animales gigantescos y estrambóticos, nada de enfrentarse a imperios y multitudes.

Esta gente es capaz de utilizar la serie del Pequeño samurái Fujimaru del viento para convencer a sus adeptos de que están en la búsqueda de la madre y que por eso no han logrado la felicidad eterna del pueblo venezolano. No se extrañen que aparezcan los Agentes fantasmas dirigidos por Fanta y penetren las inexpugnables defensas militares de los centros estratégicos de producción de electricidad, coloquen una bomba de plástico y vuelen las instalaciones sin matar a ningún soldado revolucionario. Todo muy sospechoso.

Esperemos que para culpar a la oposición de los errores de Maduro no se fundamenten en la Señorita cometaEl hombre ParHeidi o Fantasmagórico y el Dr. Zero. Falta la carcajada.

A todas estas, el gobierno revolucionario es idéntico a la serie de Los autos locos, el Super Perrari en el que Maduro es Pierre Nodoyuna y Patán es Diosdado, el resto del gabinete ministerial puede estar integrado, hasta nuevo aviso, por los Hermanos Macana que tienen que ser los Rodríguez, que van destruyendo todo a su paso; el Espantomóvil tiene su sede en Valencia, el profesor Locovitch es Jorge Giordani, el Súper Chatarra Special conducido por Vladimir Padrino, el Alambique Veloz de Nelson Merentes, el Troncoswagen manejado por Freddy Bernal, o la Antigualla Blindada dirigida por toda la banda de ladrones y Tareck El Aissami desde los registros inmobiliarios.

La vida en socialismo es un chiste, lástima que la carencia de electricidad es real.

@rangelrachadell