Opinión

Obreros de Hiram Abif. Masonería

Mario Múnera Muñoz 

“Lo que la masonería enseña es la filosofía de las ciencias y de los sentimientos; lo que quiere es ensanchar el espíritu humano y formar el corazón de los hombres en el presente y en el porvenir” (Diccionario Enciclopédico de la Masonería). De la masonería, aparte de sus estudios filosóficos (La razón) y de la comprensión de sus estudios simbólicos  (Iniciática), es importante resaltar que es una filosofía de vida, es una actitud de vida que se toma de la práctica de las virtudes. Nuestra búsqueda es estar en equilibrio con el universo y el G.A.D.U.

La masonería: una institución que se dedica a dar pautas para abrir conciencia, para expandir conciencia. Claro está, por medio del estudio de las ciencias y la práctica de las virtudes. Florece la tolerancia, la libertad sin descansar en dogma alguno. En este plano, el ser humano siempre camina en la búsqueda de  respuestas de  lo que no entiende y comprende, y por tanto crea grupos, u organizaciones de investigación. Algunos de sus integrantes son de alta cualificación, como  podemos observar en el budismo, el islamismo, el cristianismo, tratando de comunicarnos la captación de sus verdades desde sus puntos de vista tanto filosóficos como religiosos. Pero también hay grupos u organizaciones llamadas esotéricas o iniciáticas que le transmiten a sus adeptos mensajes y enseñanzas extraídas de los símbolos, de los cuales se valen para proteger la verdad tradicional y originaria. Entre estas organizaciones tenemos la masonería, que transmite sus enseñanzas por medio de símbolos, físicamente presentados como herramientas de la albañilería. Estos símbolos le transmiten al masón enseñanzas morales, espirituales e iniciáticas.

Solo las personas cualificadas tienen acceso a estas enseñanzas. Es vista como una institución secreta y discreta, se le han formado varios conceptos y apreciaciones en el mundo profano, varios de ellos deformados por la mala imagen que se le ha creado por sus detractores, y otros conceptos y definiciones muy cercanos a su realidad,  por los que la acogen como institución formadora de seres humanos para el bien personal y de la humanidad. Es una escuela formativa de hombres y mujeres, pues busca el progreso humano y el bienestar de la humanidad.

El máximo objetivo de la masonería es la búsqueda de la verdad, con los símbolos masónicos y las virtudes. La masonería no es una religión y tampoco compite con ella. En su seno alberga hombres y mujeres de todas las creencias, religiosas, políticas y filosóficas. Pero es un sendero espiritual.  Procura inculcar en sus adeptos un estilo de vida, el amor a la verdad, la tolerancia  y el estudio de la moral universal, de las ciencias y las artes. Uniendo a todos los seres humanos libres tratando de hacerlos mejores sin distingos de raza, religión, ideario político y posición social.

Nuestro mayor objetivo: la investigación de la Verdad Divina, por medio de lo que nos transmite la simbología masónica. La masonería te perfecciona en lo que eres, pero si cambias de opinión, es debido a tus estudios y comprensión dentro de ella. Su instrucción es individual y universal. Somos un pensamiento filosófico, estamos basados en la razón, y por medio de sus símbolos, encontramos el conocimiento iniciático. Cree en los medios pacíficos para la resolución de conflictos y se opone a todo fanatismo político o religioso que ponga en riesgo la vida de las personas. 

La Francmasonería es una fraternidad que incluye hombres y mujeres de todas las razas, nacionalidades y religiones. Todo masón está obligado en virtud de su título, a obedecer la ley moral; y si comprende bien el arte, no será jamás un estúpido ateo, ni un irreligioso libertino. Cree y se guía por dos trilogías fundamentales que sintetizan su intelecto: ciencia, justicia y trabajo, y libertad, igualdad y fraternidad. Además,  cree en el amor fraternal.