Opinión

La MUD ya no existe…

Desde Unidad Visión Venezuela hemos sido defensores de la unidad. Pero de la unidad real, superior, sin exclusión, como decía nuestro eslogan desde la época en que la MUD tenía como secretario ejecutivo a Ramón Guillermo Aveledo.

Realizamos propuestas concretas para que esa organización pudiera funcionar, así como también hemos sido críticos de esta dirección política por sus continuas incoherencias.

Lo cierto es que la MUD como organización desde hace rato no existe. Solo queda un pequeño grupo cada vez más reducido que ha querido –y quiere– seguir arrogándose una representación que no tienen, solo para sus beneficios personales; es una pequeña minoría que mantuvo secuestrada la unidad, entonces ahora cómo va a existir una instancia que ni siquiera se reúne.

Pero, además, ese G4, que ha venido actuando de acuerdo con sus intereses personales, haciendo cálculos solo pensando en ver cómo convertían a su partido, o a uno de sus jefes, en la primera opción de ser elegido "líder de la oposición", y por ende presidente de la República.

En fin, una total mezquindad de una “dirigencia”, que impide avanzar y poder lograr el verdadero cambio de rumbo al que la mayoría de nuestro pueblo aspira; por ello nosotros hoy queremos ratificar lo que desde hace rato venimos diciendo desde Unidad Visión Venezuela, que no es otra cosa que esta dirección política ha sido igual o peor que el gobierno.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática y vicepresidente de la Internacional Socialista, confirmó esta semana que su partido abandonaba la Mesa de la Unidad Democrática, decisión que la MUD recibió como una sorpresa.

No obstante, para muchos dirigentes, como quienes integramos Unidad Visión Venezuela, este tipo de situaciones se veía venir porque donde no hay unión, no hay fuerza, y los partidos, tradicionales y jóvenes, no están dispuestos a continuar en el vaivén de la Mesa de la Unidad que carece, justamente, de ese último atributo.

Sobre la MUD, sería bueno expresar que, a pesar de que las razones aducidas por AD son válidas, lo cierto es que esa instancia de concertación política, le pertenece al desesperado pueblo venezolano.

Lamentablemente, a quienes les ha tocado dirigirla no han estado a la altura de las ansiosas expectativas puestas en la Mesa de la Unidad Democrática. Tenemos un pueblo más responsable y comprometido que su propia dirigencia. Con esto simplemente quiero decir que son los políticos, no la instancia política, los que les han fallado al país, y a donde quieran que vayan esos políticos le seguirán fallando a ese pueblo.

En Venezuela hay que organizarse sin el personalísimo de los “líderes” partidistas; este tipo de situaciones ha generado esta debacle de los partidos políticos. El ataque a estas organizaciones en los noventa fue uno de los terrenos en los que germinó el chavismo. Hoy día, la autodestrucción de los partidos está ayudando al gobierno.

En la unidad está la fuerza y, hoy, la unidad está secuestrada por unos pocos que tampoco la conocen como mecanismo de acción para lograr salvar al país de este gobierno.

dip.omaravila@gmail.com