Opinión

Los ciudadanos críticos

A pesar de todo lo horrendo que vivimos los venezolanos bajo este régimen comunista, los ciudadanos hemos aprendido a ser realmente ciudadanos, que critica al poder y a aquellos políticos que se supone que nos representan.

La hegemonía del chavismo ha calado tanto en Venezuela que hoy día cualquier voz crítica es catalogada por el régimen como “vende patria” y por parte de la MUD como G2-cubano, lo cierto es que esta generación de venezolanos finalmente se está formando como ciudadanos críticos; es el pilar fundamental para construir la República que nunca hemos tenido.

Los ciudadanos libertarios combatimos esta tiranía de entraña autoritaria que queremos una Venezuela de ciudadanos críticos con capacidad de análisis propio y esto significa rebelarse al status quo impuesto por el régimen socialista. Para aquellos que nos acusan de ser G2 cubano le recordamos que el G2 está precisamente en Miraflores y en todos los poderes públicos del país, pero también está encriptado en aquella “oposición” complaciente al régimen genocida. Son 20 años de falsas electorales, falsos diálogos que han servido para perpetrar a los castros en el poder.

El G2 cubano no siempre se viste de rojo; hoy está vestido de blanco en la supuesta oposición que tenemos en Venezuela, en esa oposición que despotrica de la ayuda que se nos puede presentar por parte de Estados Unidos, pero a la vez abrazan la idea de enviar a los ciudadanos desarmados a la calle, a sabiendas de que los criminales del régimen no les temblará el pulso para aniquilar a aquellos que, hambrientos de alimentos y libertad, añoran un cambio de sistema YA.

Vivimos momentos muy delicados en los que el ciudadano debe ser un ente contralor de las decisiones que toman los políticos en función de la libertad de todo un país sumido en la peor catástrofe. Tantos golpes que hemos llevado en estos años de lucha, esta generación que se rebeló en 2014, aprendió a no obedecer ciegamente sin cuestionar decisiones que no son las correctas.

El gobierno interino de Juan Guaidó habla de transición y esta palabra para los libertarios no existe, porque nosotros buscamos es un quiebre total del sistema socialista. Una transición es un cambio de tipo progresivo o evolutivo entre dos estados de una cosa. Una transición es la acción y el efecto de cambiar el modo de ser o de estar a lo largo del tiempo, de manera continua y progresiva, y no de manera abrupta o violenta, de modo que Venezuela requiere un cambio profundo y abrupto; romper con un Estado paternalista por un Estado mínimo y limitado con una economía de mercado. Es romper con el socialismo que podemos desde 1958 hasta la actualidad.

Son momentos en los que el ciudadano debe vigilar a los políticos que pretenden liderar este cambio para que no se convierta en una negociación y próxima falsa electoral como ha sucedido en el pasado; es el momento que el ciudadano exija que se aplique la responsabilidad de proteger a un país víctima de un genocidio llevado a cabo por un régimen extranjero. Para la nueva Venezuela necesitamos voces críticas y no sumisas.