Opinión

¡Inhabilitar la dictadura!

¡La exigencia de elecciones generales por parte de todo la nación democrática ha tomado las calles de Venezuela! Dicha exigencia equivale, en la práctica, a la exigencia de renuncia a Maduro y a  todo el gobierno del régimen dictatorial, junto a sus dos grandes cómplices: la Sala Constitucional del TSJ y las rectoras del Consejo Nacional Electoral. Las continuas violaciones a la Constitución Nacional de parte de estos funcionarios, dirigidas desde el Poder Ejecutivo Nacional, han defraudado a todo un pueblo pacífico, que inicialmente respetó tales facultades ¡solo para ser regido en democracia!

Nuestra Cátedra Internacional de la Libertad “Francisco de Miranda” nació en medio de la lucha del noble pueblo venezolano para recuperar la libertad y la democracia. Lucha en las calles protagonizada principalmente por nuestros jóvenes, pero con apoyo de los abuelos también gritando junto a ellos. Con madres y padres angustiados, que quieren que esto se termine de una vez, pero que prefieren a sus hijos luchando libres en lugar  de viviendo atemorizados, bajo la continua y cobarde represión de la dictadura y sus mercenarios paramilitares.

¡Miles de ojos hoy te miran, soldado venezolano! Te miran desde dentro de nuestro territorio y desde fuera. Te miran, oficial, comandante, coronel, general, del que un día fue nuestro orgullo. Ese ejército que una vez fundaron los padres de nuestra patria: Bolívar y Miranda. ¿Eres tu hoy soldado venezolano, padre de algo noble, o de algún joven venezolano? ¿Serás tu también, como oficial de nuestro ejercito, padre histórico de esta nueva gesta libertaria? ¿Harás, como en aquella Semana Santa de hace 207 años lo hizo el sacerdote chileno Madariaga, para presionar la consulta de Emparan al pueblo, sobre si continuar o no al mando? El referéndum revocatorio constitucional fue ya pisoteado como salida pacífica electoral. ¿Harás que se acate la valiente y dolorosa evidencia de un pueblo mayoritariamente pacífico y democrático siendo masacrado en la calle solo por exigir democracia? ¿Cuántas muertes más permitirás inerte antes de cumplir con tu deber constitucional?

Hoy cual generales, pero de la Iglesia católica,  los cardenales Urosa y Porras están junto a todo el pueblo. Así  mismo, lo exigen todos los hombres de distintas iglesias y fe en el porvenir de Venezuela. Nuestro pueblo democrático, pacífico, valiente, exige la transición con vuelta a la democracia primero; y luego ir a elecciones que inicien la reunificación, reconstrucción y pacificación en todo el país.

La Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, y la Contraloría General de la República, conforman lo que debió ser el Poder Moral del Pacto Social establecido en nuestra constitución. La realidad instaurada desde la dictadura fue otra. La Contraloría, frente a la más inconmensurable corrupción que gobierno alguno haya perpetrado en Venezuela, en todos estos ya largos dieciocho años, solo se ha pronunciado para inhabilitar a los dirigentes, alcaldes y gobernadores, de la oposición. Primero fue contra Leopoldo López, a quien recuerdo acompañamos en caminata por la avenida Andrés Bello. Esa amplia alameda “por donde caminará nuevamente el hombre libre” que lleva nombre de ese gran venezolano que nos legó su labor académico-ciudadana desde el Chile querido, patria grande de Madariaga. Leopoldo al intentar ejercer su legítima defensa frente a tal atropello consiguió la respuesta preconcebida de inhabilitarlo para ser candidato a alcalde de Caracas. Elegimos a Antonio Ledezma. La historia es conocida. Los votos del pueblo de Caracas fueron desconocidos al restarle funciones y desmantelarle prácticamente la alcaldía mayor.  Luego inhabilitaron a Leopoldo para ser candidato a la presidencia de la República. Luego encarcelan a Antonio Ledezma, actual alcalde mayor de Caracas . Leopoldo permanece secuestrado por la dictadura desde hace más de tres años. Ahora fueron por el gobernador de Miranda Henrique Capriles para “inhabilitarlo”;  luego irían por el que se les antojase o sirviera a sus conveniencias. Por ello es increíble observar declaraciones que creen que con las cosas como están resolveríamos algo aceptando solo ir a unas elecciones regionales “que el dictador Nico” convoca cual jefe del CNE para apagar la llama libertaria del pueblo. Con estas condiciones y estas mismas seudo autoridades  de  unos poderes públicos secuestrados, se deben exigir y lograr mucho más.

¡Llegó la hora de un nuevo 19 de abril! Solo bajo la mirada vigilante de un conjunto de países de nuestra América, en unas elecciones generales convocadas luego de una transición bajo la rectoría de nuevas autoridades electorales nacionales, y un Poder Judicial realmente independiente, será posible rescatar la democracia en Venezuela e ¡inhabilitar la dictadura!

fundaciónvenezuelasigloxxi@gmail.com

mirandafreedomchair@gmail.com