Opinión

Hasta cuándo Nicolás

Los recientes, recurrentes e hiperinflacionarios aumentos de sueldos y salarios a los miembros  de la Fuerza Armada Nacional no son otra cosa que el ya trillado e inútil "método de dominación" por la compra de la dignidad de los individuos. A pesar de que, vista la situación generada por el mismo gobierno, pudieran ser justos; resultan al mismo tiempo discriminatorios.

Sí. Son justos porque contribuyen a que un pequeño grupo de venezolanos, como también lo son quienes engrosan las filas de la FANB, sorteen la situación económica, la  dantesca crisis, que en todos los órdenes estamos viviendo. 

Debemos reconocer que no todos los militares son corruptos y tampoco todos gozan de las mieles de ser enchufados. En su mayoría, ellos y sus familias, pasan las penurias que nosotros sufrimos día a día.

Pero ¿por qué aumentar de modo tan discriminatorio y beneficiar solo a este sector? Todos sabemos la respuesta: para apaciguarlos, para intentar comprar las conciencias a quienes se los permitan y disponer de las armas de la República para defender sus privilegios frente al resto de la población, que el grupo castrense ha jurado defender. 

Este aumento discriminatorio, cuestionado por una sociedad que siente otra estaca más en el estómago, ha generado más indignación que solución en la gente. Ancianos, estudiantes, pensionados, profesionales de distintas áreas se sienten, se saben, discriminados y víctimas de una de las peores crisis económicas y morales que ha padecido el país durante su historia contemporánea. 

Lo lamentable –para ellos– es que al gobierno les salió el tiro por la culata con ese aumento, pues ese “sueldazo” no les alcanza tampoco a los miembros de la FANB  ni para comer.

Por ello, desde Unidad Visión Venezuela insistimos en el cambio de modelo que solo podremos lograr con un nuevo gobierno, pues por casi 20 años, con el chavismo-madurismo, se ha venido gestando la crisis que hoy estamos atravesando. Ha quedado más que demostrado que esta clase de “socialismo” ha sido error tras error en todos los ámbitos, especialmente en lo económico y en lo social perjudicando mayormente a esa clase que ellos tanto dicen defender.

Hasta cuándo Nicolás, hasta cuándo mantendrás al pueblo en la más absoluta miseria. Hasta cuándo continuarás insistiendo en ese modelo hambreador, corrupto-corruptor, excluyente e inepto para darle respuesta a las demandas de la sociedad en su conjunto.

@OmarAvilaVzla