Opinión

Fieles a ella...

Ildemaro Torres

La opinión de

Al cumplirse medio siglo del regreso de la autonomía universitaria a su plena vigencia, el Consejo Universitario y las autoridades rectorales de la UCV acordaron declarar el Año Jubilar de la Autonomía Universitaria 2008-2009, en merecida celebración de un hecho de profunda significación académica, humana, social, cultural y política. En Venezuela dicha condición es una tradición muy sentida por los universitarios y amplios sectores del pueblo. Nuestra Universidad nació autónoma y pasado el período colonial siguió siéndolo, apoyada en los Estatutos Republicanos redactados por la propia Universidad y promulgados por el Libertador, acompañado por el Dr. José María Vargas a quien él designó rector.

La UCV ha sido consecuentemente cuestionadora de los regímenes de fuerza y dada a enfrentarlos, sufriendo en consecuencia los embates despóticos de ellos. El régimen autonómico se recuperó al ser promulgada la Ley de Universidades por la Junta de Gobierno, bajo la presidencia del Dr. Edgar Sanabria el 5 de diciembre de 1958. Desde entonces dicha ley ha regido a nuestras universidades autónomas; así tuvo lugar el día 18 de ese mes en el Aula Magna un notable Acto de Proclamación de la Autonomía Universitaria; recibió entonces el rector Francisco De Venanzi, de manos del presidente Sanabria, un ejemplar caligrafiado de la recién decretada Ley de Universidades. Al reconocerle a la política científica y tecnológica institucional toda la relevancia que merece, manteniendo una interrelación dinámica entre las funciones docentes y de investigación, y valorizando esta última como generadora que es de una actitud antidogmática y de una amplia apertura mental y espiritual.

No son simples rasgos de conducta fascista los palpables en las acciones de las pandillas paramilitares del gobierno; es fascismo militante que celebra como triunfos el asalto y saqueo de instituciones culturales, con violación de archivos y sustracción de documentos. Es odio a todo lo que signifique intelecto, estudio y en general, saber. Les molesta que la UCV, autónoma, democrática y pluralista, es una institución básica para el país, como casa de altos estudios científicos y humanísticos, centro de fomento y difusión culturales, tribuna comprometida en la defensa de los derechos humanos y de los principios y valores inherentes a la democracia. Son además canallas los ataques a las universidades dentro de la política oficial de militarizar la educación.

El universitario es, y no ceso de decirlo, un mundo de especial significación e importancia histórica, que entre nosotros ha sido fundamental en el desarrollo de una conciencia democrática. Es muy importante que quienes laboramos en dichas instituciones adquiramos conciencia de este hecho, y conformemos un concepto de autonomía indisolublemente unido al mismo.

Es larga la historia de los ataques a las universidades y a su condición autónoma; y años recientes, llamados “revolucionarios”, han sido de una desatada agresividad contra las mismas, incluidos asaltos con destrucción patrimonial y tomas violentas para atrincherarse en ellas.

Ya es más que largo y doloroso el tiempo que llevamos padeciendo circunstancias como las actuales, de esta Venezuela en versión castrense y de destino determinado por tan voraces saqueadores. Es mucho lo que tenemos a enfrentar y derrocar para bien de nuestra condición humana, de nuestra salud física y mental, de nuestro honor, y del orgullo a sentir por la conciencia del deber ser.