Opinión

La diplomacia

Es el título del último libro de Antonio Pérez Manzano, embajador y experimentado diplomático mexicano. Se suma este texto al patrimonio bibliográfico sobre los fundamentos para el estudio y la práctica de tan compleja profesión y que, lamentablemente, en el caso de Venezuela, de ser una carrera cultivada por profesionales que se curtían para ejercerla con disciplina y vocación, se convirtió en un reducto para advenedizos o amigos ideológicos del gobierno. No son pocas las actuaciones que nos confirman la desprofesionalización del servicio exterior.

El autor dispone de su preparación académica y su experiencia para presentarnos un texto que se rige por la disciplina teórica y que deja la huella de la praxis como recurso valioso para ayudar al lector a entender lo que es la profesión diplomática, lo requerimientos para ser efectivo.

Este texto nos brinda la oportunidad para que lectores puedan entender de lo que se trata un servicio exterior, qué hacen los diplomáticos, cómo funcionan las embajadas/ consulados y por qué son importantes para el desarrollo de una nación.

A diferencia de Venezuela, en el mundo la tendencia es a profesionalizar y especializar el ejercicio de la diplomacia por su complejidad y la aparición de nuevas competencias que exigen conocimientos técnicos y experticia en un amplio campo de temas como derechos humanos, comercio, emigración, telecomunicaciones, entre otros. El autor nos recuerda que la vocación por la diplomacia y las relaciones internacionales es fundamental para desarrollar las virtudes que contribuirán al éxito del ejercicio de la profesión, especialmente aquellas que se relacionan con rectitud, integridad, probidad y honradez. Sin duda, valores escasos en estos tiempos signados por la inmediatez y el facilismo.