Opinión

Diálogo y genocidio

Hablar de “diálogo” en un país donde el comunismo-socialismo lleva a cabo el genocidio más criminal del continente es no tener escrúpulos, pero a su vez lo hace cómplice del crimen, la tiranía que instaló el chavismo avanza sin piedad, su único propósito es la aniquilación de todo espacio de libertad, son 20 años en el poder y desde entonces han declarado la guerra a toda persona que exige un país libre.

Debemos recalcar que en Venezuela no existe tal crisis humanitaria, estamos en presencia de una catástrofe humanitaria bajo el mando de la izquierda-radical-comunista. Un exterminio sistemático contra los venezolanos, es el asesinato de todo un país.

Sentarse en una “mesa de diálogo” con una tiranía-mafiosa-comunista-criminal es avalar el genocidio que lleva a cabo el sistema, es la coexistencia de élites, acudir a una mesa de negociación para hablar de un proceso “electoral” controlado por los Castro es un acto de complicidad, los ciudadanos sabemos que jamás la tiranía comunista entregará el poder por vías “democráticas”, al comunismo hay que arrebatarles el poder luchando en su mismo terreno; ahora bien, en el pasado hemos protestado y el sacrificio en vidas ha sido innumerables porque nuestras armas han sido piedras y escudos de cartones, por eso es fundamental organizarse para acudir a las calles y exigir apoyo internacional y debo hacer referencia a la propuesta de muchos venezolanos en el exilio, #InjerenciaHumanitaria.

La injerencia humanitaria en Venezuela es un imperativo moral ante en genocidio y la estafa de diálogo que llevan a cabo la izquierda radical PSUV y la izquierda light MUD en República Dominicana, los venezolanos estamos frente a la destrucción del siglo con el apoyo de muchas élites que les conviene que la destrucción sea total del país.

Los venezolanos hemos sido testigos de cómo la tiranía comunista ha usado el “diálogo” para estabilizar su sistema, como ejemplo tenemos 2003-2004, 2014-2016, más reciente 2017, el objetivo de esta estafa es aumentar el saqueo, hambre, destrucción, es decir, el avance del comunismo más criminal y mafioso, por otro lado, tenemos partidos políticos en su lucha por llegar a una alcaldía, gobernación para hacer “gobierno” con los criminales comunistas.

El diálogo y el genocidio en Venezuela son el pan diario de todos lo venezolanos, esto representa la instauración del sistema por un lado con el apoyo de la MUD y para quienes nos resistimos podremos convertirnos en un Oscar Pérez, ante esta monstruosidad los venezolano debemos solicitar ayuda gritarle al mundo que la injerencia humanitaria protege a vidas que hoy están en peligro del extinción.