Opinión

Desnudarse del hombre viejo

"No one can make you feel inferior without your consent"

Eleanor Roosevelt

Llegó al fin el último día del año y usted habrá hecho un montón de cosas que había prometido no hacer. Este día habrá bebido más copas de las que debía. Este último día del año habrá fumado más cigarrillos de la cuenta y quizás, habrá dicho lo que no quería decir. El 31 de diciembre es el fin de un periodo que los hombres medimos en el calendario. Mañana será otro día y podrá proponerse, una vez más, cambiar todo. Querrá dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, dejar de ver a los amigos que no soporta, despertar en un país nuevo, darle un giro radical a su vida.

En unas horas habrá visto pasar los acontecimientos del año entero en su singular biografía. Los buenos momentos le habrán dibujado una sonrisa en la cara y querrá olvidar los malos. La gente que consigue renovarse no caerá otra vez. No dejará que la rutina le someta y evitará ser el mismo hombre.

Los periódicos, por otro lado, destacarán las noticias más relevantes del año que está a punto de terminar. Desafortunadamente, encontrará referencias a casos de violencia de género, injusticia social, desempleo, abuso de poder, falta de ética, terrorismo, intolerancia, soledad y un sinfín de desgracias más. Habrá que seguir intentando cambiar las cosas.

Como todos los años por estas fechas redactará una lista de propósitos para este año. Creerá que no va a ser difícil desnudarse del hombre viejo. En fin.