Opinión

Derechos humanos y protestas en Venezuela

Los venezolanos han venido enfrentado una crisis política y social que ha profundizado la ausencia de los derechos humanos en Venezuela, como se puede observar, además, en las protestas actuales resultado de muchos factores, pero en especial debido al debilitamiento del orden democrático. Es una nación que vive a espaldas de los derechos y libertades fundamentales, donde existe alteración del orden constitucional, persecución política, polarización, crisis humanitaria, empobrecimiento e impunidad.

Un aspecto que demuestra la carencia de principios es la violación del derecho a la vida y a la integridad física, acentuada en estos días de manifestaciones, donde el pueblo desea expresar su inconformidad ante las profundas dificultades sociales, políticas y económicas que enfrentan, las cuales son parte de los derechos constitucionales. La pérdida de vidas humanas es un hecho repudiable, considerando que es el resultado de una represión bestial por parte de los cuerpos de seguridad del Estado. Un enfrentamiento en total desventaja, especialmente si se considera que ellos son los responsables de velar por el cumplimento de este precepto. Atacan al pueblo sin piedad. La muerte de estos jóvenes no tiene justificación, pues están matando a la población por protestar, por luchar contra una minoría que está atrincherada en el poder. Esto, sin contar los encarcelamientos injustos contra los manifestantes, las torturas, vejaciones, persecución, entre otros.

Otro escenario que se viene presentando es la violación de la libertad de expresión, pues, aunque hoy en día la opinión pública se opone mayormente al gobierno, la represión y el control a los medios se han recrudecido. Una muestra de esta situación son los arrestos, los atropellos, los interrogatorios, la utilización del sistema judicial para intimidar, así como los abusos de poder en contra de los periodistas. Sin duda, la libertad de opinión y de prensa es un valor primordial que identifica a las verdaderas democracias, pero en Venezuela se ha constituido en un gran peligro para el gobierno, ya que evidencian las profundas fallas existentes. Una muestra, de esa censura a los medios es el cierre de emisoras de radio, la falta de recursos para la adquisición del papel, la salida de los medios internacionales, entre otros aspectos. Además, actualmente no hay medios de comunicación que muestren la cruda realidad.

La libertad del ciudadano también implica poder manifestarse pacíficamente, sin embargo, estas protestas en todo el país se han traducido en numerosos heridos, habitantes encarcelados, maltratados sin justificación y, lo más doloroso e irreparable, la pérdida de valiosas vidas humanas. Esta violencia presente, las arremetidas descontroladas de los cuerpos de seguridad, sin ninguna garantía por parte del Estado para que este ofrezca a los venezolanos libertad para expresarse, solo contribuye a acrecentar la violencia, alejando aún más el veredero cumplimiento de sus derechos. Sin duda, es una obligación de las autoridades venezolanas asegurar que se acaten.