Opinión

Corruptos ¿ahora?

De repente aparecieron los corruptos del gobierno. Resulta que son solo de la Pdvsa rojita. Algunos se lo creen.

¿Cuánta corrupción recorre esta maltratada patria? Toda la que se pueda imaginar. Si bien es cierto que nuestra región está llena de corrupción, corruptos y corruptelas, lo que ha pasado en Venezuela en los últimos años ganó todas las opciones inimaginables. Lo de Pdvsa es solo una pincelada. Todos los entes del gobierno han sido sometidos a la avaricia de los corruptos. Nombre un ente público y allí desangraron también parte de nación. No hay adquisición pública que no esté viciada. No hay jefe de compras que no haya hecho lo suyo, y no excluimos empresarios sin valores éticos que hicieron también su agosto.

Son muchos los involucrados en estos últimos casi 20 años. Testaferros, todos los que nos imaginemos. Por cierto, muchos se estarán escondiendo. Otros tantos hacedores de dinero fácil vivirán tranquilos en el mundo. Muchos, incluso, serán grandes detractores del chavismo. De los militares, ni con el pétalo de una rosa.

Esto ha sucedido como consecuencia de desmontar el aparato institucional del Estado; por designar funcionarios sin escrúpulos ni valores republicanos, por la viveza criolla y por permitir que los principios de honestidad que se trataron de construir en las Fuerzas Armadas fueran desmantelados por la avaricia de mantenerse en el poder. Al final hay que recordar que no hay manera de que un servidor público honesto pueda vivir como lo hace la mayoría de esta gente.

Son demasiado evidentes. Las arcas de los bancos a lo largo y ancho del planeta, los testaferros y los registros públicos conocen la verdadera historia.

Al final, solo se harán visibles algunos nombres, pero el goteo no se detendrá. Con el tiempo, los hijos y nietos de los corruptos se enterarán de que su amable manera de vivir se originó en las estafas prolongadas que tanto les quitaron a muchos venezolanos sumergidos en la miseria.