Opinión

Comunismo despiadado

El avance del comunismo en Venezuela es letal. En estos últimos días hemos visto cómo se acelera la destrucción de lo poco que sobrevive en el país y genera un algo de bienestar. Han decidido apurar su proyecto de control absoluto con el fin de afianzarse en el poder por décadas y generaciones, siguiendo a sus mentores de La Habana, los Castro.

No tienen piedad con sus oponentes, tampoco la tienen con los ciudadanos, aunque nada de esto es nuevo. Recordemos que llevan 19 años en el poder y durante todo ese tiempo han diseñado planes para hacer de Venezuela un país destruido y controlado: Plan Bolívar 2000-Plan de la Patria 2013. Cada paso que han dado ha sido bien planificado y para ello se crearon una “oposición” a la medida que le diera rienda suelta a la tiranía.

Ellos, los jerarcas de la tiranía, se regocijan con el sufrimiento de cada ciudadano, se vanaglorian cuando ven que le mendigan un plato de comida. Es el mayor éxito del socialismo lograr que los habitantes de una nación queden desamparados y mendigando al Estado porque así no pueden protestar por la libertad, por miedo a perder lo que supuestamente este le regala.

El país ha entrado en la fase más perversa del comunismo puro, lo aplicaron en Cuba, en Alemania del Este, y en estas naciones los ciudadanos comenzaron a huir. Se refugiaron en otros países buscando la libertad. Hoy Venezuela, no ajena a esa historia, repite el mismo libreto.

El éxodo de venezolanos que recorre el mundo, la persecución a los empresarios para destruir las 15 empresas que aún están en pie resistiendo todos los atropellos, el ataque a la poca prensa que se mantiene en el país, la destrucción total de la moneda, aunque debo insistir en que nada de esto es nuevo, lo vienen haciendo desde que se instalaron en el poder.

No podemos subestimar el talante de esta tiranía banalizando su crueldad al decir que simplemente es una dictadura de corruptos, cuando la realidad es que son marxistas vinculados a las peores mafias del continente. El chavismo es una organización de comunistas sin piedad dispuestos a destruir todo, hacer de la tierra un infierno para ellos controlar y tener tanto poder como aquello que le critican al “imperio”. El comunismo es un imperio donde los apandillados controlan desde la economía hasta la vida de sus súbditos.

Hemos llegado a una etapa en la que cada día de este sistema en el poder es una desgracia para Venezuela y toda la región, es un problema que amenaza la paz del continente. Como bien sabemos, de Venezuela no solamente está emigrando el ciudadano que muere de hambre, también el delincuente, otro problema para la región. Lo paradójico de esto es que el socialismo de los Castro exporta espías y el socialismo chavista delincuentes.