Opinión

El colaboracionismo y la falsa oposición

El significado de colaborar-cooperar es obrar individualmente dentro de una estructura conjunta para conseguir un objetivo final. Necesita de una estructura organizada por personas que sean responsables de esa cooperación. Pues bien, 18 años lleva cooperando con un sistema denominado socialismo del siglo XXI la coordinadora democrática, ahora aglomerada en la Mesa de Unidad Democrática. Esta organización se ha encargado de ajustarse a la agenda impuesta desde La Habana por los Castro, acudiendo bien sea a “elecciones” o estafas como “diálogos”.

Colaborar para sostener el sistema es tarea de la falsa oposición que se opone única y exclusivamente a Nicolás Maduro y defiende el modelo socialista. Esta falsa oposición, un papel fundamental para burlar los sueños de los ciudadanos y sembrar esperanzas estériles sin resultados para convencerte de que la estrategia de desafío al sistema no funciona y que, por el contrario, debemos someternos a su agenda para sobrevivir con “espacios” donde todo intento por cambiar las cosas es imposible. Sus colaboradores se encargan de crear un estado de ánimo que hasta en eslóganes se convierten, como “nosotros no tenemos las armas”, “nuestra arma es el voto”, para desmotivar la lucha de calle y desmoralizar al ciudadano, llevarlo al precipicio y convertirlo en tonto útil para sus fines personales.

La falsa oposición y los persuadidos por ella estimulan la descalificación al ciudadano que tenga la valentía de alertar el colaboracionismo, usando palabras como “formas parte de un laboratorio para desprestigiar a la unidad”. “Toma un fusil y vete a Miraflores”. “El enemigo está en Miraflores”. “Eres un 2 cubano”, es la manipulación para mantener incautos a seguidores a través de sus líderes mesiánicos-populistas.

El colaboracionismo se ha expresado en cada momento álgido en la lucha por la libertad; cuando el ciudadano está en la calle y la tiranía comunista se ha sentido acorralada, sus aliados actúan apaciguando la calle y adhiriéndose a la agenda pautada por el sistema. La más reciente la podemos ver en la falsa electoral de comicios regionales.

En Venezuela, de momento no tenemos una real oposición que le haga frente al sistema totalitario-socialista-comunista, a estas alturas los ciudadanos sabemos que una gobernación o una alcaldía no solucionarán los graves problemas que vivimos como sociedad. Una gobernación solo le soluciona el bolsillo a una persona, esto representa la posibilidad de negociar y hacer “gobierno” con la tiranía, en pocas palabras es cohabitar con el sistema mafioso-criminal.

La MUD no es una oposición solo es una coalición de partidos políticos adscritos a la Internacional Socialista con el fin de salir de Maduro para seguir navegando bajo el sistema del socialismo; esa es la razón principal de su existencia y mientras ese momento llega su tarea es colaborar con aquellas personas que ostentan el poder de manera criminal.