Opinión

Castrocomunismo en Venezuela

La cubanización de Venezuela avanza a pasos acelerados. Aplican la peor persecución y métodos de represión para lograr la sumisión total de todos los venezolanos. Es inconcebible que aún se piense en salidas “electorales” como medida política democrática para salir de un régimen que es todo lo contrario, mafiosos, comunistas vinculados al terrorismo internacional.

El hambre, la represión y la tortura hoy son políticas de Estado para apagar las voces que se oponen a las prácticas más perversas de una tiranía que a toda costa quiere instalar un país de sumisos. El comunismo, cuando ha alcanzado el poder, ha organizado terribles dictaduras, como las que asolaron media Europa durante la segunda mitad del siglo XX, o las que aún perduran en algunos países del mundo, como China, Corea del Norte, Venezuela y Cuba.

Ha quedado nuevamente demostrado que en comunismo es muy fácil “suicidar” o los opositores aplicando las técnicas que han aprendido durante décadas. Recordemos que en Venezuela gobiernan los Castro, una tiranía genocida que lleva más de 60 años asesinando cubanos y desgraciando medio mundo. Mientras cierta clase política pide tolerancia con los criminales que destruyen el país, los comunistas envían a cientos de ciudadanos a la tumba, y no me refiero a la tumba de la cárcel del Sebin, a la tumba de los cementerios.

Cada día la estructura comunista se hace más presente en cada espacio de la sociedad venezolana; parece un inicio sin fin donde los ciudadanos se moldean a la orden del día de los tiranos que controlan ilegítimamente el poder; han entendido que su destino es morir en el poder porque saben que han cometido crímenes que son perseguidos en el mundo entero. De modo que es inútil pensar a estas alturas que con medidas democráticas vamos a forzar a un régimen de esta magnitud a entregar el poder. Solo en la mente de un colaboracionista puede caber tal aberración.

Sabemos que la vía no son elecciones ni diálogos, pero también sabemos que las medidas diplomáticas no causan un gran efecto más allá de cancelar cuentas bancarias de los mafiosos. Los venezolanos debemos cerrar filas en torno a cuál es la vía que nos permitirá la libertad y actuar en consecuencia. Quedó más que evidenciado que nuestro problema dejó de ser solo de los venezolanos; se ha convertido en un problema internacional. Por esta razón debemos solicitar la ayuda internacional que nos brinde protección y nos ayude a una salida, lo antes posible, de la catástrofe humanitaria que vivimos los venezolanos. Para ello necesitamos una real oposición, que a la hora de dar la estocada final no se doblegue y termine legitimando el crimen en falsos diálogos.

Todas las acciones están disponibles para liberar a Venezuela, según las declaraciones de Donald Trump; pues, todas las acciones democráticas, diplomáticas y pacíficas se han realizado en Venezuela y hoy conocemos los resultados. Solo queda una opción y depende de todos nosotros si actuamos para que se efectúe o dejamos que el castrocomunismo se quede en Venezuela para siempre.