Opinión

Al calor dela butaca:  El peso de la culpa

Lukas Bärfuss nació en Thun (Suiza) el 30 de diciembre de 1971. Novelista, dramaturgo y productor, se ha convertido en una destacada figura de la escena teatral de su país, creando junto con Samuel Schwarz el importante grupo de teatro 400asa, con sede en la ciudad de Zúrich. Escrita en 2010, Málaga es a la fecha su obra más representada con mayor trascendencia internacional tanto de crítica como de público.

Como parte de Estación Europa, el primer Festival de Dramaturgia Europea, en cartelera hasta el 19 de noviembre en La Caja de Fósforos de la Concha Acústica de Bello Monte, se presenta este texto en una versión realizada por la también actriz Haydée Faverola. Aruba/Málaga, el título de su adaptación local, es un retrato sobre la responsabilidad y la culpa a través de situaciones que se presentan entre sus protagonistas. Tres de ellos presentes y un cuarto ausente.

La puesta en escena de Faverola cuenta con una sobria y seductora escenografía creada por Ignacia Plaza Faverola. Con claras referencias cinematográficas (confesadas por la propia actriz) de autores como el austríaco Michael Haneke y los daneses Nicolas Winding Refn y Thomas Vinterberg, su directora logra crear, apoyada en el diseño de iluminación a cargo de Gerónimo Reyes, la atmósfera requerida para meternos en esta historia que parte del conflicto entre Vera y Michael, separados como pareja, quienes discuten sobre qué hacer el fin de semana con Rebeca, su pequeña hija.

Mientras que el padre (a quien tocaría hacerse cargo por acuerdos de patria potestad) debe viajar a un evento profesional en el que pueden estar en juego años de investigación e inversión, la madre tiene planificado un viaje de placer, con su nueva pareja, a la ciudad aludida en el título de la pieza. La posibilidad de dejarla al cuidado de Alex, joven vecino de ambos, surge como la manera de resolver esta situación.

Con una particular maestría, Bärfuss disecciona al individuo contemporáneo en su rol como ser humano y como profesional, manipulando el equilibrio que se establece entre sus cuotas de libertad personal, con la autorrealización y el compromiso entre otros elementos. A su capacidad de análisis se suma la habilidad del autor para decirnos mucho más de lo que aparentemente cuenta, con una dramaturgia capaz de trascender lo que ocurre en escena.

Partiendo de una rutinaria conversación, la obra se va transformando en un thriller emocional cuya evolución y final nos lleva a confrontarnos con nuestros miedos y suposiciones más terribles, dándole un sentido mucho más complejo del que simplemente vemos. Un entramado de sencilla apariencia, que cuenta además con el destacado trabajo actoral de sus intérpretes.

Tanto Carla Muller como Paul Gámez combinan fortaleza con fragilidad en los matices creados para la construcción de Vera y Michael, respectivamente, mientras que Antón Figuera, personificando a Alex, mezcla ingenuidad con cinismo, perversión y cierta crueldad, en un juego que les dejará finalmente sometidos ante el peso de su propia culpa.

Aruba/Málaga se estará presentando hasta el domingo 17 de septiembre, los días sábado y domingo en una única función diaria a las 3:00 pm. Completan el equipo de la obra, Laura Gardié en la asistencia de dirección, Lucía Dao en el vestuario y Danni Ionescu en la musicalización.