Opinión

Al calor de la butaca: Desconectados

Modo avión es el título de la pieza escrita por el venezolano Luis Andrés G. que escogió Aitor Aguirre para ser representada en el Cuarto Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho Cultural, actualmente en cartelera, en la sala Espacio Plural de ese centro cultural.

Aníbal Cova, Maga Díaz, Abel García y Jessica Arminio interpretan a sus cuatro protagonistas, quienes enfrentan sus sentimientos personales apartándose de la realidad, como equipos electrónicos que dejan de estar conectados para aislarse en su propia individualidad.

Obra compleja en su temática, Modo avión se apoya en una estructura multimedia, necesaria para su puesta en escena, combinando con su juego escénico realidad y ficción, a partir del trabajo que Robert (Aníbal Cova), su protagonista, realiza escribiendo una historia para un cortometraje, en el que una pareja enfrentará un vuelo con trágico final, desde la relación con sus propios aparatos de comunicación.

El uso de las redes sociales manifiesta la incapacidad de los personajes en enfrentar la realidad que les rodea, refugiándose en un mundo virtual que les permite proyectar una imagen deseada, necesaria para valorarles como personas en medio de una sociedad que les aísla en sus individualidades  y desde las cuales se intentan crear relaciones que, por su propia condición, lucen más destinadas al fracaso que al éxito.

Aitor Aguirre (Caracas, 1984) logra salir ileso de tan ambicioso proyecto, que marca su debut en la dirección tras una destacada trayectoria como actor, acompañado en este nuevo reto por el trabajo de un sólido equipo que le apoya en su cometido.

A la labor de Cristian Fontana en la escenografía se une el de Raquel Ríos en el vestuario, el de Abilio Torres en la musicalización y el de Víctor Villavicencio en la iluminación. La asistencia de dirección fue de Arelys González, bajo la producción general de Ari Savio y el propio Aguirre.

Noel Cisneros fue el encargado de dirigir y editar toda la parte audiovisual, que contó con la participación de Jesús Nunes y Carito Delgado, en la parte actoral proyectada, mediante logradas piezas que complementan el movimiento escénico en un discurso que si bien por momentos no logra calzarse adecuadamente, le imprime un dinamismo al montaje propio de la temática abordada.

Maga Díaz y Aníbal Cova, aportan la picardía requerida por sus personajes, permitiéndoles profundizar en sus conflictos personales desde sus propias preocupaciones, aproximándoles y alejándoles por igual.

Modo avión destaca por la contemporaneidad de su planteamiento, en un entorno cada día más alienado por la presencia de las redes sociales, profundamente determinantes en el carácter de las interrelaciones personales.

Hasta el próximo domingo 18 de febrero estará presentándose este trabajo, durante esta primera etapa de competencia, como parte del Festival desarrollado por el Trasnocho Cultural.